| Artículos | 01 MAR 2006

La convergencia de redes fijas y móviles es ya fundamental

Tags: Histórico
¿Las redes fijas en peligro de extinción?
Isabel Conde.
Las redes de convergencia fija y móvil se consolidan cada día más como el futuro en las comunicaciones. Sus ventajas son muchas, y los operadores móviles deberán prepararse para afrontar esta innovación de manera que no salgan perdiendo con la competencia. En cuanto a las líneas fijas, algunos creen que tienen sus días contados.

La tendencia consistente en proveer aplicaciones de telecomunicaciones y servicios independientes de acceso a través de redes convergentes fijas y móviles (o FMC) está ganando importancia y propiciando cambios en la escala de valores de los usuarios finales: se está convirtiendo en el núcleo de la infraestructura de red. La intensificación de la competitividad en ambos casos, tanto entre el mercado de red fija y el móvil, como entre el de redes convergentes y fijas, por un lado, y móviles por el otro; está propiciando la adopción de la tecnología FMC con el objetivo de fomentar la lealtad del cliente, así como el de combatir los altos costes adquisición y retención.

FMC, herramienta fundamental
Según Jennifer Fruehauf, encargada de esta investigación en Frost and Sullivan, “FMC es una tendencia gradual, pero es una herramienta fundamental en cuanto a implicaciones de alto alcance en todos los tipos de operador. Asimismo FMC es posible a muchos y muy diferentes niveles, desde el núcleo de la infraestructura de la red, el apoyo del negocio, operaciones y acceso en red a diferentes aplicaciones y servicios. Es por ello que los operadores deben adoptar una estrategia clara y a largo plazo que prepare estos diferentes elementos para los cambios que se avecinan”.
Para explotar satisfactoriamente el aumento de oportunidades en el mercado de convergencia fija y móvil, los operadores y proveedores de servicios se beneficiarán en la medida en que se las ingenien para encontrar estrategias efectivas a varios niveles tales como el de aplicaciones, servicios, dispositivos y redes. Los operadores que posibiliten a los usuarios finales el acceso a una amplia gama de servicios de núcleo sin tener en cuenta el dispositivo o el acceso de red así como los proveedores de servicios de valor añadido están empezando a llegar a una serie de acuerdos, asociaciones y adquisiciones para lograr capturar una mayor cuota de mercado.
La profunda penetración de la tecnología de red de área local inalámbrica (WLAN) dentro del mercado de telecomunicaciones a través de su integración dentro de la banda ancha y datos móviles, así como el desarrollo de la voz en los productos y soluciones de WLAN, van a impulsar el desarrollo de la convergencia en redes fijas y móviles.
Deberemos afrontar cambios fundamentales en el núcleo de los niveles de red de varios operadores que se han subido al tren de implementación del Subsistema de IP Multimedia (IMS), lo cual, posibilitará el ahorro tanto en operaciones como en las inversiones de capital e, incluso, van a subrayar aún más el atractivo de la adopción de la tecnología FMC.

El futuro está en la integración
Las estrategias a nivel de aplicación asumirán una mayor importancia con el despliegue del IMS, el cual facilitará la implementación de una plataforma de aplicación única hacia su conversión en una de servicios para acceso tanto móvil como fijo. Esto va a animar a la industria de las telecomunicaciones a cambiar de estrategia sustituyendo su estrategia de estructura vertical de acceso a las tecnologías, por una horizontal que ponga el énfasis en aplicaciones y servicios.
Para aprovechar la oportunidad que la convergencia de redes fijas y móviles supone, los operadores harán bien en ofrecer paquetes de servicio completo, los cuales posibilitarán el cross-selling, y estos paquetes, con la ayuda de servicios adicionales podrían ser adquiridos por clientes ya existentes para evitar los altísimos costes que supone la adquisición de nuevos clientes. Sin embargo, los operadores que proporcionan servicios de valor añadido tales como mensajería unificada o comunicación deben asegurarse de que el legado de infraestructura así como los sistemas de facturación son capaces de hacerse cargo de tales servicios.
Es más, los operadores pueden reducir significativamente la inversión de capital (lo cual también se conoce como CAPEX, o capital expenditure) e inversión operacional (o OPEX) a través de la integración de núcleo de redes y compartiendo funciones de back-end tales como la de servicios al cliente, operaciones de red y su manutención, gestión de la relación con el cliente (CRM) y otras funciones administrativas. Además, la arquitectura de IMS, la cual posibilita la ruptura de barreras entre las redes fijas y móviles, va a potenciar asimismo a los operadores para que desarrollen nuevas aplicaciones y servicios con menores exigencias en lo que a inversiones se refiere.
La tendencia, emergente hoy en día entre numerosos usuarios, de reemplazar sus líneas fijas, ofrece a los operadores la oportunidad de desarrollar un dispositivo integrado y eliminar la necesidad de disponer de varias agendas de contactos, contraseñas y portales. Sin embargo, y a pesar de estos beneficios, el mercado para los dispositivos integrados está todavía en su etapa naciente debido a las limitaciones tales como la reducida vida de sus baterías y los altos costes asociados a los dispositivos integrados.
Los operadores fijos en los mercados, como los de cable, los proveedores de servicios Internet/DSL, los operadores de redes fijas y los proveedores de servicios de red de hotspot inalámbricos/VoiP podrán también aprovecharse de las crecientes oportunidades que ofrecen las soluciones integradas debido a sus sistemas de excelente base de desarrollo. Es más, su comprensión de los requerimientos de una empresa parece inducir a la misma hacia soluciones de datos móviles, las cuales resultan tremendamente prometedoras en cuestión de potencial. Los operadores integrados (con sus propias redes tanto fijas como móviles) parecen verse también beneficiados por la integración del núcleo de redes, de esta manera, el ofrecimiento de soluciones convergentes sería viable para tales operadores debido a sus fuertes posiciones en el mercado.

Situación competitiva
Los operadores móviles tales como Vodafone, O2 y Bouygues están realizando importantes esfuerzos para incrementar la sustitución por las redes de convergencia fija y móvil, mientras otros están incluso animando a su clientela a descartar el uso de sus líneas fijas. Además, muchos de los operadores móviles están ofreciendo servicios convergentes a través de la integración de WLAN en sus redes móviles. Mientras que las asociaciones con los operadores fijos para el desarrollo de soluciones convergentes serán ventajosas, los operadores móviles deben asegurarse de que los nuevos servicios no compitan contra los suyos ya existentes.
Jennifer Fruehauf advierte asimismo que “la incertidumbre reinante en el mercado se debe al desarrollo de varias tecnologías, especialmente la de VoiP, la de red local inalámbrica, la emergencia de WiMAX (y similares), los dispositivos de mano duales así como las capacidades móviles de alta velocidad”. Según ella, y a pesar de la existencia de varios desafíos, los operadores cuyo éxito en la creación de proposiciones atractivas de valor y que provean al cliente el apoyo adecuado, pueden suponer expectativa

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información