| Artículos | 01 MAY 1997

Kits multimedia: un estándar en la configuración de base

Tags: Histórico
Probamos cuatro kits multimedia: Acer, Octek, Sound Blaster y Nech, y configuramos un kit multimedia de altas prestaciones con: Sound Blaster AWE 64 Gold, Philips CDD 2600, y TC 1500SP/WP
Gabriel Contreras.

Las empresas todavía se muestran reticentes, perolos profesionales liberales, el mercado de consumo, y la educación, están totalmente convencidos de que la tarjeta de sonido, el lector de CD-ROM y los altavoces son completamente necesarios para su trabajo. Los kits multimedia comienzan a utilizarse masivamente.

En este artículo probamos cuatro kits multimedia, compuestos por una tarjeta de sonido, un lector de CD-ROM, altavoces y un micrófono. En busca del kit multimedia perfecto, hemos probado la nueva tarjeta Sound Blaster AWE 64 Gold de Creative Labs, con el kit de altavoces y amplificador TC 1500SP/WP de Multimedia Labs, y con un lector-grabador CDD 2600 de Philips.

El mercado de profesionales liberales y la pequeña empresa representa un 28 por ciento, el mercado de consumo un 16 por ciento, y el mercado relacionado con la educación representa un 12 por ciento. Entre estos tres segmentos, obtenemos un 56 por ciento de ordenadores que van a instalar un kit multimedia. Y si en España la base instalada se cifra en 3,5 millones de ordenadores personales, hay que reconocer que es un negocio a tener muy en cuenta. Sin embargo, nos ha sorprendido la poca variedad de kits multimedia que se comercializan actualmente en España. Sólo hemos encontrado cuatro modelos disponibles.

Estos tres mercados están cambiando sus hábitos. Se sigue valorando al máximo el bajo precio, pero también se exige una configuración multimedia, con un lector de CD-ROM, una tarjeta de sonido y unos altavoces. Muy pronto, los kits no se venderán como elementos independientes, sino que las configuraciones básicas lo incluirán.

El extremo opuesto está representado por las grandes empresas y las PYMES, ya que limitan el número de periféricos al mínimo, compartiendo la unidad lectora de CD-ROM por la red local y olvidándose de tarjetas de sonido y de los altavoces.

¿Qué entendemos por un kit multimedia?

Un kit multimedia debería ser un paquete formado por un lector de CD-ROM, una tarjeta de sonido, un par de altavoces y un micrófono. El paquete debería formar una única unidad, de tal forma que todos los elementos estuviesen perfectamente integrados entre sí, con un libro de instrucciones común, con cables de interconexión estándar y con algunos títulos multimedia en CD.

Si fijamos esta premisa, sólo hemos encontrado dos kits multimedia en este artículo: el de Creative Labs y el de Octek. El kit de Acer y el que nos ha proporcionado Checksun vienen a ser un compendio de periféricos, con buenas prestaciones y que básicamente componen un kit, aunque su integración es algo discreta.

Un kit multimedia actual deberá incluir un lector de dodécuple velocidad, una tarjeta de sonido con tabla de ondas, unos altavoces de calidad media y un micrófono.

La informática para el hogar

Este último año hemos asistido a tímidos intentos por "domesticar" la informática, e intentar introducirla en los hogares. Hemos visto como la solución de "todo en uno", que incluía todos los componentes en el mismo mueble, no ha gustado al usuario final. Los modelos de Compaq, Fujitsu, Siemens Nixdorf y Tulip, no han tenido éxito. También se han introducido ordenadores con pinta de electrodoméstico del hogar, de color negro y con un diseño singular. En este sentido, el Acer Aspire nos gustó muchísimo y actualmente podemos encontrar el Indiana de Fujitsu ICL.

El motivo fundamental que frena el éxito de la informática de consumo es el alto precio que se tiene que pagar por un equipo que se sale del estándar, y la mentalidad del usuario final en España es la de intentar conseguir la configuración más elevada con el menor coste, sin pararse a considerar la calidad de los materiales del equipo, las certificaciones, las homologaciones de los componentes, la ergonomía o el bajo consumo. Por esta razón, los ensambladores han triunfado en el mercado español de consumo, e incluso (en menor medida) en el de profesionales liberales y pequeñas empresas.

A la hora de comprar un kit multimedia, el usuario final está demandando calidad, y muestra de ello es que el kit o la tarjeta de Creative Labs es la más vendida. Por supuesto, podemos encontrar prestaciones mucho mejores, como las de Yamaha o Roland, pero la relación calidad/precio de la Sound Blaster AWE 32 es en estos momentos la mejor. Sin embargo, el kit multimedia como lo conocemos ahora tiene sus días contados. El CD-ROM y la tarjeta de sonido se están instalando en la configuración base de la mayoría de los equipos y el usuario sólo compra los altavoces como un elemento separado, que poco a poco se va integrando en los monitores o en la carcasa del equipo.

El mercado de informática de consumo (para el hogar) se va a disparar en cifras cuando se reduzcan los precios. Esta reducción vendrá de la mano del NetPC o el Network Computer, que reducirá significativamente el coste de un equipo multimedia y la informática se popularizará.

Muy poca competencia y un único líder:

Creative Labs Sound Blaster 32 Discovery

El CD-ROM de Creative Labs es de dodécuple velocidad y Plug and Play, pero tiene una peculiaridad que lo distingue del resto: se puede manejar por control remoto. La unidad viene equipada con un mando a distancia que permite manejar el volumen, seleccionar una canción de un CD de audio, abrir menús en Windows, manejar alguna aplicación, navegar por Internet y duplicar las funciones del ratón.

El panel frontal de la unidad presenta el conector para auriculares, el control (digital) de volumen de los altavoces, un indicador de funcionamiento, el receptor de control remoto por infrarrojos y cuatro botones que permiten saltar entre pistas, parar/expulsar, pausa y reproducir. Otro botón "Mode" muestra el número de pista cuando se pulsa un par de veces.

Las velocidades de transferencia que hemos obtenido no han sido especialmente elevadas. La velocidad de rotación no es la mayor pero es compatible con los modos PIO 4 y DMA 2, y se consigue un ratio de transferencia sostenida de 1.800 KB/s.

La unidad de CD-ROM se entrega con un juego de tornillos de instalación, un cable de sonido, un cable IDE, manuales en castellano y 4 disquetes de instalación. La funcionalidad de la gestión con el mando a distancia requiere la instalación de un software complementario que se incluye en uno de los múltiples CD del kit. El manual en castellano es muy extenso, bien editado y con multitud de imágenes que facilitan el aprendizaje de las aplicaciones que se incluyen para manejar la unidad, como el QuickCD para Windows 95 y para MS-DOS. Otros programas que se incluyen en los dos CD de Creative son: Creative Webphone, RealAudio Player, Creative Soundo'LE, Multimedia Deck, WaveStudio, TextAssist e Internet Explorer.

Dentro del kit se incluyen cuatro títulos multimedia: Enciclopedia Encarta 97 de Microsoft, Libro Animado Interactivo de Toy Story, Carnaval de 5 juegos del Jorobado de Notre Dame y Actua Soccer. A pesar de que todas las carátulas de los CD están en castellano, todos ellos eran versiones en inglés, lo que resulta especialmente decepcionante en los títulos para niños pequeños y en la enciclopedia.

Los altavoces de Creative Labs son el punto menos favorecido, ya que sencillamente son convencionales. Tienen 3 vatios RMS por canal, dos controles de bajos y agudos, y el control de volumen. Además, disponen de conector de auriculares en el altavoz derecho. El defecto principal es que el transformador, de 6 voltios, sigue siendo externo y tenemos demasiados cables sueltos por detrás del equipo. El diseño de los altavoces se ha mejorado algo sobre el modelo anterior, pero sigue desmereciendo si lo comparamos con el resto del equipo.

La tarjeta de sonido es una Sound Blaster AWE 32, con síntesis de tablas de ondas gracias al procesador EMU8000. También incorpora un sistema de efectos dig

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios