| Artículos | 01 ABR 2002

Impresoras láser monocromo: a toda máquina

Tags: Histórico
Angel Fernández.
Como hemos venido repasando en las páginas anteriores, son muchos los puntos a tener en cuenta a la hora de decidirse por una u otra impresora de las existentes en el mercado.
Por este motivo, en las próximas páginas queremos ofrecerles un pormenorizado análisis de algunas de las más significativas de las opciones que pueblan el mercado.

Para la realización de nuestras pruebas utilizamos un ordenador equipado con un procesador Pentium III a 700 MHz, eligiendo preferentemente la conexión a través de la interfaz USB en los casos en que fue posible. Se realizaron impresiones de documentos de texto, así como de gráficos e imágenes de alta calidad, cronometrando el tiempo invertido en cada uno de ellos. Por último, además de la velocidad y la calidad de los documentos generados por cada impresora, se valoraron otras características decisivas, como la gestión del papel o la sencillez en la instalación. Las tablas comparativas adjuntas muestran de manera concisa los resultados obtenidos por cada una de las impresoras, ofreciendo al usuario una clara lectura de las posibilidades de todas ellas.

Brother HL-1230
Dentro de la gama de impresoras monocromo ofrecidas por Brother, la HL-1230 es la más modesta en cuanto a equipamiento y prestaciones. No obstante, a pesar de que su velocidad de impresión no es muy elevada, su calidad de impresión es excelente y así quedó demostrado en cada una de las pruebas realizadas, en las que obtuvo unos magníficos resultados, incluso en la impresión de imágenes de alta definición.
Esta impresora basa su funcionamiento en la tecnología GDI (Graphical Device Interface), por lo que su entorno operativo está basado en sistemas Windows. Así, aunque se encuentra equipada con un procesador de la marca Fujitsu funcionando a una velocidad de 66 MHz., puede utilizar recursos del ordenador anfitrión, gracias también a la citada tecnología. Este aspecto resulta muy necesario ya que sus 2 MB de memoria RAM, sin posibilidad de ser ampliados, resultan insuficientes para almacenar las fuentes, macros y datos que pueden ser generados durante el procesamiento de documentos complejos. De este modo, la mayoría de los procesos son realizados por el ordenador que enviará los datos hacia el dispositivo listos para su impresión inmediata.
En cuanto a la gestión del papel, dispone de una bandeja de entrada con capacidad para 250 hojas, más una ranura de alimentación manual, cantidad que resulta un tanto limitada ya que tampoco se ofrece la posibilidad de añadir bandejas adicionales que incrementen esta capacidad.
Por otro lado, las capacidades de comunicación entregadas de serie son también limitadas, ya que en su configuración inicial únicamente se contempla la conexión al ordenador mediante el puerto paralelo (IEEE 1284), aunque en este aspecto sí disponemos de la opción de añadir un puerto IrDA para comunicación por infrarrojos mediante la instalación de un módulo externo. Además, también cuenta con la posibilidad de instalar una tarjeta de red para la conexión directa a la LAN corporativa, con soporte para los protocolos de red más habituales.
En contraposición con estas limitaciones en cuanto al hardware, la calidad de los controladores y utilidades entregadas en el CD-ROM que acompaña al dispositivo resultan altamente eficientes. Desde un primer momento, durante el proceso de instalación, contaremos con la ayuda de un asistente que nos guiará paso a paso mediante animaciones muy detalladas que nos facilitarán enormemente esta labor. Tras la instalación, contaremos con una aplicación de ayuda interactiva que nos guiará, mediante esas mismas animaciones, en la solución de cualquier problema que se nos pueda presentar durante la utilización del dispositivo. Otra interesante utilidad nos muestra una completa información sobre la configuración de todas las impresoras instaladas en el sistema. Además, con la instalación se creará en la barra de tareas un icono que nos permitirá acceder a todas las propiedades de la impresoras desde un rápido y eficiente sistema de menús.
Sin duda, la calidad de impresión ofrecida por esta impresora y el total control sobre todas sus facultades lograrán complacer las exigencias de los más minuciosos usuarios corporativos.

LO MEJOR: Controlador y utilidades entregadas
LO PEOR: Pobre gestión del papel

Canon LBP-810
Entre la gama de impresoras monocromo con que Canon cuenta actualmente en el mercado, se encuentra el modelo ahora analizado, el LBP-810, que, a pesar de encontrarse en inferioridad de condiciones respecto al resto de sus oponentes en esta comparativa en cuanto a las prestaciones ofrecidas, consigue unos resultados destacados tanto en la impresión de texto como en la representación de imágenes de alta resolución. Sin duda, estos buenos resultados se deben a la tecnología AIR (Automatic Image Refinement) de Canon, mediante la que se optimiza en gran medida la definición de cualquier imagen incluida en los documentos.
En lo referente a sus capacidades, puede alcanzar una velocidad de hasta 8 páginas por minuto y una resolución máxima de 600 x 600 puntos por pulgada, prestaciones que resultan suficientes para la mayoría de los trabajos de impresión. Una de sus características más relevantes es la relativa al consumo energético, situado en 180 W a pleno rendimiento y que desciende hasta los 5 W cuando se encuentra en modo de espera, marcando el límite inferior de todos los analizados en esta comparativa.
Externamente, cuenta con un diseño austero, ya que no incluye teclas de control y sólo dispone de un testigo luminoso, aunque sus reducidas dimensiones y la situación de las bandejas del papel de carga y expulsión superior permiten su instalación en un espacio muy reducido. Asimismo, dispone de una gran tapa frontal mediante la que podemos acceder fácilmente al interior del dispositivo para solucionar posibles atascos del papel y para proceder a la reposición del cartucho del tóner.
En su parte trasera se encuentran los conectores de interfaz paralelo y USB, mediante los que se conecta al ordenador anfitrión, así como el conector eléctrico mediante el que recibe la alimentación necesaria a través de un cable suministrado con la impresora y el habitual interruptor de encendido.
Por otro lado, su instalación resulta muy sencilla y para ello basta con seguir las instrucciones del programa de instalación contenido en el CD-ROM que se nos entrega con el equipo y que nos guiará paso a paso en esta tarea. En el citado CD-ROM se incluyen los controladores necesarios para instalar la impresora bajo la mayoría de sistemas Windows, aprovechando al máximo las posibilidades ofrecidas por la tecnología GDI.

LO MEJOR: Tamaño reducido
LO PEOR: Prestaciones moderadas

Hewlett Packard LaserJet 1000w
El modelo LaserJet 1000w de HP se encuadra entre los dispositivos de uso personal, destinado a una utilización individualizada o en el ámbito de pequeños grupos de trabajo. Su funcionamiento está basado en el uso de la tecnología GDI, por lo que utiliza los recursos del dispositivo anfitrión para llevar a cabo los trabajos de impresión. Asimismo, no dispone de la capacidad de integrar una tarjeta de red, por lo que su uso dentro de una LAN debe ser promovida mediante su configuración como recurso compartido dependiente del ordenador en el que se instale. Sin embargo, aunq

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información