| Artículos | 15 JUN 2001

IBM Network Station 2800

Tags: Histórico
Equipo terminal todo terreno
Ramón A. Fernández.
Uno de los mejores productos de la factoría IBM dentro del sector de los clientes ligeros es el terminal de red Network Station 2800, cuyas principales cualidades son su versatilidad de funcionamiento y capacidades de expansión.
Con un sistema operativo basado en BSD Unix, este equipo permite la ejecución de un sin fin de aplicaciones bajo numerosas plataformas diferentes, aspecto que, sin duda alguna, le proporcionan un amplio campo de maniobra y actuación. Naturalmente, esta cualidad permite su explotación en todo tipo de entornos, y con mayor motivo en los más heterogéneos.
Por el contrario, esta versatilidad dificulta un tanto su proceso de configuración, el cual se caracteriza por no ser tan rápido ni sencillo al que muestran otra serie de equipos terminal como los más actuales WTB, abanderados por Microsoft. Aún así, dicho proceso no resulta excesivamente complejo, ya que una vez que se haya conseguido realizar esta tarea satisfactoriamente, realizar lo propio con el resto será coser y cantar.
Con unas más que generosas medidas externas, esta unidad presenta una apariencia más típica a un ordenador de sobremesa que un terminal ligero de última generación. No obstante, este mayor tamaño se traduce en la posibilidad de instalar casi tantos dispositivos de hardware de entrada/salida como en un típico PC. Igualmente, dispone de numerosos puertos de comunicación PS/2, serie, USB y paralelo e, incluso, hay espacio para instalar dos tarjetas PCI o un disco duro. Todas estas características posibilitan el empleo de dispositivos de hardware heredado.
Por otra parte, la unidad se entrega con la aplicación de administración Network Station Manager (NSM) de IBM, que corre en Windows NT, AIX (para servidores Unix) y OS/400 (para ordenadores AS400 de gama media). Mediante la utilización de esta herramienta se puede especificar cómo arrancará cada unidad y a qué aplicaciones se puede acceder.
Básicamente, hay dos métodos para la puesta en marcha de una Network Station. En principio, el método más habitual es acceder a un servidor con NSM, para tomar un pequeño kernel del sistema operativo de la red, si bien es posible arrancar localmente tomando el núcleo del SO de una tarjeta Flash interna. Como norma de actuación, si las estaciones de trabajo y servidores de red están diseminados por una red WAN, será del todo aconsejable utilizar el sistema de tarjeta. En cambio, si la estructura de red es relativamente pequeña, lo más conveniente es arrancar sobre un servidor.
En nuestro caso, al no disponer de la opción de arranque local, nada más encender el equipo se realizan en primer lugar las pruebas de encendido (Power On Self Test) para verificar el buen funcionamiento de los componentes internos. Tras este primer paso, el control pasa al monitor de arranque, el cual, con la misión de hacer partícipe al terminal de la red corporativa, trata de localizar un servidor de arranque desde donde obtener el sistema operativo del NC mediante la obtención de la dirección IP del NC en la red local y la dirección IP del servidor de arranque. Estos datos puede obtenerlos de dos formas: leyéndolos de los valores almacenados en su propia memoria NVRAM o comunicándose con un servidor DHCP o BOOTP.
Una vez que arranca, se accede a un fichero de autenticación que verifica el nombre y la contraseña del usuario. Un fichero de configuración distinto le indica al servidor qué aplicaciones deben estar disponibles para el usuario.
Al igual que el kernel del sistema, los ficheros de configuración y de autenticación pueden residir en una tarjeta Flash o en un servidor NSM.
Por otra parte, las aplicaciones disponibles bajo el sistema operativo BSD de IBM son muy numerosas. Igualmente, el usuario puede utilizar las herramientas directamente desde una máquina BSD, conectándose a un host remoto empleando un cliente ICA o RDP para aplicaciones Windows o bien utilizando algún emulador de terminal para aplicaciones personalizadas antiguas.
En síntesis, un producto destinado a entornos más exigentes y heterogéneos, aunque también puede resultar perfectamente válido para trabajar en redes con servidores Windows, si bien no presenta la sencillez de manejo característica de los WBT.

LO MEJOR
- Versatilidad de funcionamiento

LO PEOR
- Dificultad de configuración y arranque


Ficha de producto
-------------------------
Fabricante: IBM
Internet: www.ibm.es
Tel.: 900 100 400
Fax: 91 519 39 90
Precio: 151.960 PTA
Calificación: 4

(r.a.fernandez@idg.es)

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información