| Artículos | 15 OCT 2000

Goldmine 5.0

Tags: Histórico
Racionalizar la tarea de vender
Juan Blázquez.
Programas gestores de bases de datos. hoy por hoy, se pueden encontrar en el mercado infinidad de ellos que permiten cubrir, con sus virtudes y defectos, prácticamente cualquier necesidad que se pueda plantear. Sin embargo, la inmensa mayoría de ellos están diseñados en una orientación generalista, que valen tanto para un roto como para un descosido, y para que se ajusten a cada escenario concreto hay que confiar en la habilidad e inspiración del programador, invertir tiempo para desarrollar el ajuste buscado y asumir que, en cualquier caso, será incompleto por las limitaciones inherentes a todos los programas de esta clase. Y esta primera impresión es la que puede dar Goldmine, sensación que desaparece tras el primer contacto que se tenga con el programa. Goldmine 5.0 es un gestor de bases de datos, pero un gestor muy especializado y bien dotado para una tarea específica y crítica dentro de la actividad de la empresa, la gestión comercial.
Las características que despliega Goldmine le permiten ocuparse perfectamente de todos los aspectos relacionados con el área comercial e integrar el resto de actividades que giran en torno a ella, acomodándose perfectamente a las circunstancias particulares de cada organización, con independencia de su envergadura. Basado en una arquitectura de compartición de ficheros para coordinar el trabajo en equipo de la fuerza de venta, el fabricante presenta dos ediciones del producto. La Estándar, enfocada a un entorno estático, que es la versión que se evalúa aquí, y la edición Enterprise, que es similar a la primera pero añade un módulo que permite la sincronización de datos con dispositivos móviles, como pueden ser ordenadores portátiles o agendas de mano.
El diseño del programa está enfocado a recabar, almacenar y permitir el análisis de la información de ventas, planteándose como el punto central desde el que llevar a cabo cualquier actividad que se necesite para ello. Goldmine se apoya en la definición de bases de datos completamente personalizables donde se almacenan los contactos de clientes y que sirve de punto de partida para organizar todas las tareas que se hayan de realizar con ellos. Se puede planificar agendas comerciales, hacer un seguimiento de cada cliente del que es posible mantener un histórico con todas las acciones que con él se han realizado, como pueden ser las propuestas de ofertas, envío de fax, cartas, conversaciones telefónicas y otras, que pueden lanzarse desde el propio programa. Asimismo, puede generar todo tipo de listados, informes y estadísticas atendiendo a distintos criterios que permite obtener una idea precisa de cómo están funcionando los vendedores en particular y el área comercial en general, ofreciendo la oportunidad de mostrarlos de un modo gráfico.
Además, este gestor también hace gala de una magnífica integración con su entorno. Enlazar con otros programas y formatos de datos, tanto para su exportación como para su importación, directamente o por ODBC, se produce sin estridencias y ofrece la posibilidad de trabajar en SQL con los principales programas que en este ámbito existen en el mercado. También es capaz de apoyarse en el correo electrónico no sólo para contactar con clientes, sino para generar flujos de trabajo dentro del equipo de ventas y otros departamentos.
La seguridad es un aspecto que viene muy cuidado en el programa. Y no es algo accesorio. La cartera de clientes y su gestión es uno de los activos más importantes de cualquier empresa. El fabricante así lo asume y ha dotado a Goldmine de mecanismos de seguridad que permite establecer niveles de acceso a la información gestionada por el programa mediante perfiles de usuario que delimitan a qué datos y funciones pueden acceder cada una de las personas que intervienen en la gestión comercial, que previene la fuga de información y su filosofía de establecer el marco de trabajo en equipo asegura la continuidad de la gestión frente a los vendedores que abandonan la empresa.
Para su instalación, el producto tiene pocos requerimientos y basta, según el fabricante, con un procesador 486 con 16 MB de RAM y 65 MB de disco duro. El proceso resulta tan sencillo como en cualquier instalación bajo Windows. Un asistente guía en la realización del proceso en el que la única información reclamada al operador es la ubicación de los ficheros. Este asistente hace una instalación bilingüe, en castellano y en inglés, que parece todo un acierto pensando en organizaciones internacionales. Sin embargo, la razón de esta implementación, que no deja opción para seleccionar idiomas a instalar, está en la falta de traducción del programa. La traducción no es completa y hay funciones, sobre todo de administración y configuración, que aparecen en un perfecto inglés, idioma en el que se encuentra la ayuda que proporciona el programa. Es decir, instala forzosamente los dos idiomas para tener acceso a las librerías y funciones que no están traducidas. Está misma tónica se mantiene con la documentación sobre instalación y manejo que se incluye con el producto, no toda la información está traducida.
Una vez instalado, lanzar el programa por primera vez implica su configuración, proceso que es manifiestamente mejorable si se eliminara la obligatoriedad de tener que introducir los datos de contacto del usuario y el cuestionario para el marketing del fabricante se trasladara al formulario de registro. En este punto, el programa da la oportunidad de registrar usuarios, pudiendo importarlos directamente desde Windows.
Por el contrario, la interfaz de usuario resulta del todo adecuada. Todas las opciones están a mano y el propio usuario tiene la oportunidad de configurar todo a su gusto. Sin embargo, que todas las opciones no estén traducidas y no haya más información de contexto adicional obliga a tomar cierto tiempo hasta que el usuario consigue familiarizarse con su manejo y entorno. La documentación que acompaña al producto ayuda pero no resuelve la facilidad de aprendizaje. Para la administración del programa, que se realiza con los permisos adecuados utilizando la misma interfaz, ocurre algo similar.
En resumen, Goldmine 5.0 se presenta como una alternativa muy sensata como programa de implantación inmediata para la gestión comercial de empresa. Aún queda que el fabricante haga un esfuerzo más y entregue una traducción íntegra, que evite la impresión de ser una edición inacabada.

LO MEJOR
- Integración con otros programas
- La seguridad y la interfaz de usuario

LO PEOR
- Traducción incompleta
- El proceso necesario para llevar a cabo la configuración inicial


Ficha de producto
-------------------------
Fabricante: Goldmine Software
Internet: www.goldmine-spain.com
Distribuidor
Sistemas de Acceso Interactivo
Tel.: 902 141 312
Fax: 93 590 70 56
Precio: No disponible
Calificación: 4

juan.blazquez@idg.es
Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios