| Artículos | 01 MAY 2007

Funcionalidad y ergonomía en los GPS de Garmin

Tags: Histórico
Pablo Oliveira.
En los últimos tiempos se ha hablado mucho de SOA. Empresas como SAP están apostando por esta arquitectura, y las consultoras afirman que en los próximos dos años vamos a asistir a la consolidación de un mercado que está claramente en ascenso. Aunque ha tenido un inicio titubeante, parece que SOA es el futuro. Pero, ¿qué es SOA? ¿Cuáles son los principales beneficios que aporta? ¿Cómo puede ser aprovechado por las empresas?

Según un estudio de AMR Research, las empresas cada vez están más concienciadas sobre la necesidad de incorporar SOA a sus infraestructuras de TI. Así, una buena parte de las compañías ya tienen desarrollados calendarios de adopción, “porque son conscientes de que SOA representa una ventaja competitiva importante con respecto a los despliegues realizados hasta el momentos”, destacaron fuentes de SAP.
No obstante, Roma no se hizo en una hora, y como tal, la adopción ha costado más de lo que en un primer momento se podría pensar. Las pioneras en este sentido han sido las industrias de alta tecnología, banca y telecomunicaciones. Un dato curioso: el hecho de que muchas empresas están esperando a ver cuál es el camino que toman sus proveedores de ERP con respecto a SOA para comenzar a considerar esta opción.

Pero… ¿qué es?
Dejando de lado datos de mercado, la primera pregunta que se debería de responder es ¿qué es SOA? Tal y como destaca Genaro Pena, director de soluciones y desarrollo de negocio de SAP Iberia, “la arquitectura orientada a servicios, es decir, SOA, se basa en la unión de componentes de aplicaciones débilmente integrados y altamente interoperables, denominados web services, con el objetivo de crear aplicaciones compuestas”.
Los web services surgieron “como una alternativa a las aplicaciones basadas en componentes”, destaca Genaro Pena, que además continua asegurando que “estas piezas reutilizables basadas en tecnología no propietaria permiten una integración sin problemas con otros web services”. El problema era que “como no existía una arquitectura basada en estándares que los ligara, cada fabricante terminó desarrollando sus propios web services, y no eran compatibles entre si. SOA es la arquitectura estándar que pone orden y sirve de base para la integración”.

Principales ventajas
Si hablamos de las ventajas, éstas se podrían resumir en cinco puntos. El primero de ellos, “el hecho de que mejora la integración. Al estar basados en estándares abiertos, pueden comunicarse entre sí sin ningún tipo de problema”, destaca el directivo de SAP Iberia, que además señala, como segundo beneficio la reducción de la complejidad de la infraestructura de TI de las empresas. “Al ser reutilizables y poder integrarse sin problemas, las empresas pueden simplificar las herramientas de integración utilizadas hasta ahora para integrar aplicaciones. Las infraestructuras basadas en SOA están compuestas por web services reutilizables que son llamados por las aplicaciones cuando lo necesiten”.
Asimismo, otro de los beneficios destacables es que aumenta la flexibilidad y el dinamismo de las empresas “ya que permite que se introduzcan cambios en las infraestructuras TI, evitando las sesiones de desarrollo, preparametrización e implantación”.
El cuarto beneficio es que al estar basados en estándares abiertos, “los web service pueden ser utilizados por distintas aplicaciones”, mientras que, por último, otra ventaja es que “reduce los costes de mantenimiento y actualización de las aplicaciones”.

Enterprise SOA
Si damos un paso más llegamos al concepto de Enterprise SOA, es decir, “una arquitectura SOA orientada a negocio”. Tal y como señala SAP, “se trata de la filosofía que marca el desarrollo de aplicaciones basadas en web services. Con Enterprise SOA los procesos de negocio se pueden descomponer en pequeñas piezas de enterprise service y reutilizarlos una y otra vez. En definitiva, traslada las ventajas de la arquitectura SOA a la gestión de negocio, además de que permite disponer no sólo de una arquitectura SOA, sino del contenido de negocio en forma de web services”.
Para rizar más el rizo, cabría decir que un enterprise Service es “técnicamente un web service, pero su funcionalidad se centra en lograr la eficiencia y la flexibilidad de un negocio. La principal diferencia entre ambos es que los enterprise services van a ser utilizados por personas ajenas al departamento de TI, con lo que son menos complejos. Básicamente son estos los que se encargan de establecer un lenguaje común entre el negocio y las TI”.
En definitiva, ¿SOA es el futuro? Habrá que esperar para comprobarlo.


Un buen futuro
---------------------
SOA tiene un buen futuro. Ésta es la principal conclusión de un estudio realizado y dado a conocer por Forrester Consulting del que informamos más ampliamente en el número 234 de Dealer World.
Según el mencionado estudio, SOA está creciendo rápidamente. Y es que el 44 por ciento de los consultados ya está utilizando SOA, mientras que un 59 por ciento afirma que lo hará en los próximos años.
Además, cabe señalar que la mayoría de los entornos corporativos ya está viendo los beneficios de utilizar este tipo de arquitectura. Según la consultora, permitir a los usuarios acceder y actualizar los datos de la empresa cuando estén desconectados, hacer funcionar múltiples versiones de una aplicación al tiempo que se comparten los datos, permitir a diferentes aplicaciones compartir datos comunes en diferentes formatos, crear y mantener un modelo de datos virtuales para la integración de servicios, o integrar servicios web utilizando la transformación de servicios basado en un modelo de datos común, son algunos de los beneficios más valorados por las empresas. Por lo menos eso es lo que asegura el informe de Forrester Consulting.
Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios