| Noticias | 26 MAY 1998

Europa facturará 64.400 millones de dólares en negocios on-line en el 2001

Tags: Histórico
Desde su nueva filial europea con sede en Amsterdam, el European Research Center, la consultora Forrester Research ha presentado su último informe acerca del mercado Internet en Europa.
Yolanda Camargo

De acuerdo con el mismo, los ingresos derivados de negocios on-line en Europa, entre los que se incluye tanto el comercio interempresarial como el consumo al por menor y el de contenidos, crecerán desde los 1.200 millones de dólares en 1998 hasta alcanzar los 64.400 millones en el 2001.

Como ya viene siendo habitual, el mayor porcentaje de esta cantidad, 56.700 millones de dólares, lo supondrá el comercio entre empresas, mientras que el consumo al por menor aportará 4.600 millones y los contenidos participarán con 3.100 millones de dólares.

Por países, se situarán a la cabeza Alemania y el Reino Unido. Juntos, generarán casi la mitad del total de ingresos europeos. Cabe destacar también la realidad francesa, en la que los usuarios de los sistemas Minitel han iniciado la migración a Internet, hecho que se verá reflejado sin duda en las cifras de los próximos años. En cuanto a España, junto con Francia e Italia, se une al pelotón de mayor fuerza en el desarrollo Internet durante los próximos tres años, en el que también se integran los países escandinavos.

Como dificultades principales para el desarrollo de Internet en el viejo continente, los analistas de Forrester apuntan tres: desregulación de las telecomunicaciones, la dificultad en atraer a la gente a los negocios y servicios on-line por parte de los gobiernos, y el retraso de las empresas en el conocimiento de la red y su funcionamiento. Todo ello mantendrá la popularidad de la Red relativamente baja, y el mercado de Europa, en términos on-line, no pasará de ser una tercera parte del de Estados Unidos.

Fabricantes, fuerza motor de desarrollo

Como se apuntaba más arriba, el comercio entre empresas será la principal fuerza motor, ya que aprovecharán tanto el comercio tradicional en mercados regionales e internacionales, como el inicio de las transacciones en euros y la mayor presencia del PC y las redes en el lugar de trabajo.

Las empresas fabricantes serán de las que más aporten a estos resultados, pues crecerán desde los 410 a los 25.800 millones de dólares. Los mayoristas se esforzarán en presentar soluciones de comercio electrónico, lo que mejorará su situación, y les hará sobrepasar la marca de los 20.000 millones en el año 2001. En cuanto a la PYME, sus esfuerzos en promoción se verán recompensados con 5.400 millones de dólares en transacciones en esa misma fecha.

Por lo que se refiere al segmento retail, sus resultados realmente palidecen en comparación con otros, aunque aumentará desde los 165 millones de dólares de 1998 hasta los 4.600 del 2001. El intento frustrado de tentantivas como eChristmas o Surf-And-Buy no han ayudado a la presencia de los compradores en la Red, que en este año no alcanzan más que un 21 por ciento de los usuarios de Internet.

Sin embargo, las perspectivas son buenas para este segmento, pues se espera que alcancen el 26 por ciento del total de población on-line en el 2001 y que los 45 dólares de media que se gastan al año hoy en día crezcan hasta los 330 en el próximo milenio.

Por último, el contenido. Todas las previsiones indican que en el 2001 los ingresos derivados de publicidad, suscripciones, comisiones y servicios relacionados con la información supondrán 3.100 millones de dólares. El reto será encontrar el modelo correcto para ofrecer información por la que cobrar al público on-line.

Estrategias para mejorar

Si se pretende que el desfase entre Europa y Estados Unidos desaparezca, no queda más remedio que establecer estrategias para promover el mundo Internet. Según las informaciones de Forrester, es más fácil alcanzar a los usuarios europeos en el trabajo que en su hogar, por lo que los productos deberán adecuarse a este tipo de audiencia. Por otro lado, aquellas compañías que quieran mantener un número importante de clientes on-line, pueden optar por ofrecer acceso barato a la Red y cobrar después los servicios. Por último, y de lo que no cabe duda, es que la diferenciación ha de estar en el servicio, a través de una mayor integración con centros de llamadas on-line o con los canales de distribución de la empresa.

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios