| Artículos | 01 DIC 1996

Europa encabeza el desarrollo del dinero electrónico

Tags: Histórico

La oportunidad de negocio que ha despertado el denominado e-cash o dinero electrónico, tanto para los bancos como para los suministradores de tecnologías de la información, tiene su influjo principal en tres áreas, según señala el último de los estudios publicado por la consultora británica Ovum.

En primer lugar, los tradicionales cajeros perderán su razón de ser en el año 2006, a medida que el teléfono y el PC se conviertan en los dispositivos más utilizados para este tipo de funciones, debido a que se trata de sistemas más baratos y eficaces, y los puestos de información multimedia se hagan su hueco como plataformas de servicios de información bancaria.

Por otra parte, el número de entidades que ofrecen la posibilidad de llevar a cabo operaciones bancarias se multiplicará. Si en la actualidad se pueden contar con los dedos de la mano, en el año 2006 serán más de 300 las que se hayan unido a esta opción. Entre sus servicios se incluirá una oferta completa de operaciones bancarias desde el hogar.

Asimismo, las previsiones apuntan a que en el año mencionado serán 42 millones de paquetes de software de gestión financiera los instalados, mediante los cuales se proporcionará acceso on-line a los depósitos.

La cantidad de dinero electrónico en circulación en todo el mundo crecerá, según Ovum, hasta los 8.630 millones de dólares en el 2006, aunque el principal empuje se producirá a partir del 2001. Sin embargo, esta consultora no puede dejar de mencionar que el éxito en el reemplazo del dinero físico por el electrónico se basa en conseguir una infraestructura para este último tipo, lo que en la práctica conlleva la integración de diversas tecnologías y servicios. Otro punto importante en este sentido es la aceptación de la nueva forma de pago por parte del público en general.

Convergencia con Internet

Por el momento, el apoyo al desarrollo de la misma viene por parte de los suministradores de servicios y de sistemas de dinero electrónico, pues son ellos los que disponen de la tecnología necesaria para el desarrollo de todo el sistema. Entre las partes implicadas en el proceso se encuentran tanto bancos como redes internacionales de tarjetas bancarias (Visa, MasterCard y Europay), redes de pago nacionales, operadoras de telecomunicaciones, o compañías de informática como Microsoft, IBM o Sun, entre otros.

Ovum prevé también que la tecnología de tarjetas inteligentes convergerá en algún momento con el fenómeno Internet para ofrecer una aplicación de éxito dirigida al dinero electrónico. Por el momento, todo lo relacionado con esta industria se encuentra centrado en Europa, pues es este contienente el que se encuentra a la cabeza en el desarrollo de este tipo de sistemas y su puesta en marcha.

Por esta vez, Estados Unidos, locomotora en el mundo Internet, queda como vagón de cola en la modalidad del dinero electrónico. Las previsiones indican que en el 2006 Europa y la región asiática del Pacífico contarán con un desarrollo importante de esta tecnología, con el resto del mundo siguiéndoles a pasos acelerados.

El usuario, dispuesto para el e-cash

Y si por parte de alguien ha de venir la aceptación del banco electrónico no puede ser más que por los usuarios. Aunque con reticencias en los primeros momentos, el informe de Jupiter Communications and Find/SVP señala que del total de hogares estadounidenses que acceden a Internet, unos 23 millones, únicamente 9,2 millones de los que poseen un ordenador personal utilizan sus máquinas para servicios financieros y banca on-line, pese a que la mayoría se mostraban receptivos a utilizar en un futuro próximo este tipo de servicios.

Hay que destacar también que un 55 por ciento de los que poseen un ordenador personal gestionan sus finanzas utilizando el PC, aunque en esta cifra se incluyen tanto los paquetes de software financiero como de servicios bancarios on-line.

Por otra parte, el 20 por ciento de los entrevistados con PC indicaron que preferían realizar operaciones bancarias a través de sus televisores utilizando equipos del tipo set-top box que desde el PC. Asimismo, preguntados acerca de qué cantidad estarían dispuestos a pagar por disponer de servicios bancarios en el hogar, la media se elevó a diez dólares mensuales.

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios