| Artículos | 01 JUL 2004

Europa camina hacia la cohesión tecnológica

Tags: Histórico
Bárbara Madariaga.
Cooperación. Si la Unión Europea quiere consguir ser fuerte, científica y tecnológicamente hablando, en la escena internacional es necesario que exista una mayor cooperación y colaboración entre los estados miembros. Parece ser que, finalmente, la Comisión Europea se ha dado cuenta de ello, ya que tiene la intención de potenciar la misma en los próximos años, a la par que tiene que luchar contra la brecha que separa la Europa de los 15 de los 10 nuevos estados. ¿Las Nuevas Tecnologías? En principio éstas se perfilan como la herramienta que la Europa del Este necesita para impulsar sus respectivas economías. Un reto difícil pero no imposible.

Después de las celebraciones por la ampliación de la UE y de las declaraciones de intenciones llega una de los retos más difíciles a los que se enfrenta la nueva UE: la cohesión.
Como ya mencionamos en esta misma sección del número pasado de Dealer World, las diferencias entre la Europa de los 15 y los 10 nuevos miembros son enormes y, es por eso, que la UE ha establecido unas pautas de trabajo prioritarias.

Las TIC se perfilan como la base de la futura economía
Ya en la Cumbre de Lisboa, celebrada en marzo de 2000, los 15 aseguraron que la implicación de las Nuevas Tecnologías para el desarrollo de la zona iba a ser crucial. De esta forma, se comprometieron a fomentar la relación entre los centros de investigación y la industria, a crear marcos más favorables para potenciar la I+D, a mejorar la financiación para el sector, o a la creación de nuevas empresas comerciales.
Muchos de estos objetivos se cumplieron y lo cierto es que el impulso que se ha dado a las Nuevas Tecnologías en el Viejo Continente ha sido más que notable.
¿A que se enfrenta ahora la UE? El organismo tiene que lograr reducir la brecha, tanto económica como social, que separa los llamados países ex comunistas de la Europa Occidental.
En un primer momento, y según un informe elaborado por la Comisión Europea, las Nuevas Tecnologías tienen que servir para dar ese impulso necesario a las economías de los 10 nuevos miembros. Así, las futuras financiaciones irán encaminadas a la mejora de las telecomunicaciones y a la implicación de éstas en la modernización de las redes de transporte y energía.

Medidas para los próximos años
Y, para lograr los objetivos deseados, y basándose en las principales conclusiones que se obtuvieron en la Cumbre de Lisboa, la Comisión Europea va a financiar con 10 billones de euros su programa para el desarrollo de la ciencia y la tecnología de la región, que estará en vigor hasta el año 2013.
Con esta financiación el organismo va a crear nuevos centros de excelencia, lanzará iniciativas tecnológicas en los campos industriales para así potenciar su crecimiento o creará una agencia que tendrá la misión de albergar a los principales equipos de investigación. Mejorar la colaboración entre los investigadores de los diferentes países es otro de los objetivos a cumplir.
“Las investigaciones, tanto científicas como tecnológicas, son la base del futuro de Europa, ya que generan más de la mitad del crecimiento económico y determina el peso político en la escena internacional”, aseguró Philippe Busquen, comisario europeo para la investigación.
La comisión quiere que el lema “los europeos aportan valor” sea una realidad y para ello pretende generar los recursos necesarios tanto materiales, como intelectuales y humanos, con el fin de responder a la presión de los competidores internacionales. Asimismo, otro de los objetivos es incentivar la inversión privada en investigación que, en los últimos años, ha estado estancada.

Tres ejemplos a seguir
A pesar de que el reto puede parecer, a priori, difícil de conseguir, ya hay precedentes de objetivos que en su momento parecían inalcanzables pero que con esfuerzo y voluntad se cumplieron. Uno de los más notables ha sido el español. En el momento de la entrada de España en la Unión, las diferencias entre nuestra estructura económica o social con la del resto de los países eran notables. El esfuerzo de los gobiernos españoles y de la UE, sobre todo en la década de los noventa, hizo posible la mejora sustancial de nuestro país. La inversión que se realizó entre 1989 y 1999 para mejorar las infraestructuras, sobre todo en lo que se refiere a la parte de transportes, electricidad y las líneas track, y que, indirectamente fomentó la mejora de las telecomunicaciones, fue el desencadenante del desarrollo económico de nuestro país. Ahora, España afronta otro reto: mejorar las comunicaciones entre Madrid, Barcelona y Francia, para lo que se va a invertir cerca de 6 millones de euros.
A otro nivel, Alemania, y más concretamente la ciudad de Leipzig, se ha convertido en otro ejemplo a seguir, al basar uno de sus desarrollos en la biotecnología. En mayo de 2003 se inauguró el único centro tecnológico orientado a desarrollar la biotecnología: Biocity. La puesta en marcha de la iniciativa ha supuesto para las arcas de la UE, y de Alemania, 50 millones de euros.
Y ya en el caso de Grecia, las ayudas se han centrado en mejorar las Nuevas Tecnologías en los colegios. Con una financiación de 35 millones de euros (el 75 por ciento salen de los Fondos Estructurales), el objetivo es conseguir unas 8.000 conexiones en 4 fases. La primera será proporcionar a las escuelas y al Ministerio de Educación de Grecia de hardware local de red, para posteriormente ser conectado a una red de comunicación. La tercera y la cuarta fase se centrarán en proveer servicios telemáticos de educación y la creación de una página Web específica para el proyecto.
Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios