| Artículos | 01 SEP 2004

España aprueba por los pelos en calidad de software

Tags: Histórico
El 71 por ciento de las PYMES no sigue ningún modelo de calidad
Bárbara Madariaga.
Los fallos informáticos se pagan. Éste es el principal mensaje que la Asociación de Técnicos de Informática (ATI) quiere transmitir a las empresas españolas, compañías que a día de hoy, y a pesar de conocer cuáles pueden ser las repercusiones de un error de este tipo, no se preocupan en exceso por los procesos de calidad de software, al depender, las pruebas, de la creatividad y habilidad individual de los profesionales. Desde la Asociación se aboga por una mayor concienciación, sobre todo en las pequeñas y medianas empresas, y para ello organiza anualmente unas jornadas donde trata de explicar cuáles son los procesos a seguir y las tendencias de la calidad del software.

Un estudio realizado por el Grupo de Calidad de Software de la Asociación de Técnicos de Informática (ATI) revela que las empresas españolas, especialmente las PYMES, no se preocupan lo suficiente por la calidad del software, además de que la implantación de una cultura de innovación en las mismas es más bien escasa.
Así, y según los resultados del informe, la gran mayoría de las organizaciones y profesionales no cuenta con los procesos apropiados para comprobar la calidad de sus aplicaciones, ya que el 71,4 por ciento afirma que en esta materia se guían por meras indicaciones que, en muchas ocasiones, no se aplican de forma sistemática y regular.
“La poca madurez del sector del software hace que, por un lado, en el mismo se acepte la entrega de productos y servicios con unas garantías de calidad que en cualquier otro sector se considerarían insuficientes y, también, es la causa de que, muchas veces, en el mismo cliente se desconozca las evidencias que puede y debe exigir para confiar en dichos productos y servicios”, aseguró Luís Fernández Sanz, coordinador del Grupo de Calidad del Software de la ATI y director del departamento de Programación e Ingeniería del Software, que continuó destacando que, “en esto, además, se observa una clara diferencia entre las grandes empresas, con procedimientos de evaluación bien regulados, y las medianas y pequeñas compañías, a las que les queda un largo camino por recorrer”.

Un aprobado raspado
Lo cierto es que, desde la Asociación de Técnicos de Informática se asegura que, en la mayoría de los casos, los procesos de calidad de software son totalmente desconocidos para las empresas, así como también se ignora la importancia de los mismos. En este sentido, Luís Fernández Sanz, opina que aunque las empresas españolas cuentan con múltiples métodos y herramientas para controlar la calidad del software, todavía están poco concienciadas y comprometidas con ella, algo necesario para evitar las repercusiones negativas de los fallos informáticos.
Quizá ésta sea una de las razones por las que los procedimientos que se aplican para el control de la calidad son de carácter estándar o los planes de prueba (cuando existen) son generalistas.
De esta forma, y ante la creciente demanda de los clientes porque se realicen nuevas pruebas de calidad, ya que desconfían de las que las empresas españolas realizan, ATI aboga por una mayor implicación de las compañías en este tipo de pruebas, ya que, a su juicio, “en estos momentos, las pruebas de calidad dependen, en su mayor parte, de la habilidad y creatividad individual de los profesionales”, afirmaron fuentes de la organización. Y es que, según el estudio, el 55,56 por ciento de los encuestados aseguró que confía “en la destreza de su personal”.

¿Para qué sirve la calidad de software?
A grosso modo, los procesos de calidad de software sirven para evitar fallos informáticos que, a posteriori, puede hacer perder miles de millones de euros, no sólo a las empresas, sino también a particulares o gobiernos.
Para que se hagan una idea, y a pesar de que estos casos son igual un poco extremos, el pasado mes de junio, un fallo informático en el sistema de control aéreo británico causó el retraso o la cancelación de numerosos vuelos, con la pérdida económica que eso conlleva. Además, el sistema de control de las condenas judiciales holandés, tras un error, ordenó liberar a condenados y emitió órdenes de arresto de inocentes.
Y es que, un error informático puede ser el causante de desastres en sistemas críticos como los de defensa, aeroespaciales, de sanidad o del suministro público.
Son estos motivos los principales por los que desde ATI se aboga por una mayor concienciación.

Pero no todo es negativo
Y, como todo, no todo es negativo. Desde la organización se asegura que el interés por la calidad del software va creciendo a medida que pasa el tiempo y “prueba de ello es el interés que despiertan las jornadas que organizamos junto a partners universidades todos los años. El año pasado, por ejemplo, reunimos en Barcelona a más de 100 profesionales del sector y, este año hemos sobrepasado este número en Madrid”, finalizó el responsable de la Asociación de Técnicos de Informática.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información