| Artículos | 01 OCT 2002

Equipos multifunción, la clave del más por menos

Tags: Histórico
Ramón A. Fernández.
En la actualidad, cualquier oficina moderna, por pequeña que sea, y en la que se utilicen con cierta profusión las variadas herramientas informáticas, o, incluso en cualquier hogar, se genera una significativa demanda de servicios. Desde la realización de una simple fotocopia hasta el envío de un fax a múltiples destinatarios, el repertorio de tareas resulta de lo más variopinto y diversificado. Ya no basta con tener teléfono y un ordenador personal, hacen falta nuevas herramientas que permitan una actuación mucho más eficiente y sencilla. En este sentido, los equipos multifunción nos proporcionan todas las herramientas en un único dispositivo.

Con el objeto de hacer mucho más asequibles estas herramientas de primera necesidad y reducir al máximo los inconvenientes, surgen los equipos multifunción o multifuncionales que, en una definición muy básica, se caracterizan por integrar las capacidades propias una impresora, una fotocopiadora, una máquina de fax y un escáner en un único dispositivo y que, además, puede trabajar conectado a un ordenador o de manera autónoma.
Los equipos multifunción se han convertido en una solución muy recomendable para responder a las necesidades de las oficinas y el ámbito doméstico, ya que son capaces de trabajar de manera autónoma o conjunta con nuestro sistema informático, de tal manera que podremos simplificar tareas tan frecuentes como realizar la copia de un documento, el envío/recepción de faxes, junto con la exploración e impresión de documentos, mediante un único dispositivo. Esto, como es lógico, no sólo nos permite disponer de más espacio libre en nuestra mesa de trabajo, sino que, además, nos supone un importante ahorro en costes. A este respecto, la inversión inicial en un equipo de estas características resulta mucho más ventajosa que adquirir cada uno de los dispositivos que engloba un multifunción por separado. Pero, donde en realidad se nota una mejora es en la reducción de los numerosos costes de mantenimiento que se deberían soportar por cada dispositivo.
Resulta evidente a todas luces que la razón de ser de esta particular clase de dispositivos no es otra que lograr un mayor ahorro, si bien el concepto de ahorro debe aplicarse a más de una faceta. En primer lugar, frente al inconveniente que supone tener una impresora, un escáner, un fax y una fotocopiadora por separado, los equipos multifunción implementan todas estas posibilidades en un solo dispositivo, lo cual se traduce en la eliminación de unos cuantos obstáculos. Además, un único dispositivo supone un único cable de conexión entre éste y el ordenador, aspecto que ayuda de forma significativa a desenredar la maraña de cables que recorren los distintos rincones de la oficina. Como consecuencia directa de esto, la utilización de un único cable de comunicación entre el periférico multifunción y el PC implica el uso de un único puerto de conexión, circunstancia que permite tener libres varios puertos para la conexión de otros periféricos. Bien es cierto que la llegada de la interfaz USB ha mitigado en gran medida esta problemática, sin embargo nunca está de más tener cubiertas las espaldas ante posibles imprevistos.
Por otro lado, la integración de numerosas capacidades y tecnologías permite una mayor interrelación y compatibilidad entre las mismas, cuestión que viene a reducir los posibles conflictos que suelen surgir entre los distintos periféricos que rodean a nuestro equipo informático. Asimismo, el intercambio de datos e información entre los distintos módulos que componen todo equipo multifunción, no sólo resulta mucho más fluido y casi exento de errores, sino que, además, permite alcanzar altas cotas de automatización, elevando la productividad del trabajo ofimático y minimizando las intervenciones del usuario.
No obstante, por encima de todas estas cuestiones, se sitúa el ahorro económico parejo a las soluciones multifunción y que, sin duda alguna, resulta la mejor baza comercial de esta clase de periféricos. No sería fácil convencer a cualquier futuro usuario de los beneficios asociados a la utilización de los equipos multifunción si, a la postre, la alternativa propuesta presenta un coste superior. En cambio, si además de poder conseguir un significativo ahorro en la adquisición de dicha solución, le sumamos las ventajas enumeradas en el párrafo anterior, estén seguros de que los posibles clientes tendrían difícil buscar excusas para no dar el salto a esta nueva posibilidad tecnológica.

Un mercado creciente y muy diversificado
En estos momentos, existen en el mercado multitud de equipos multifunción, cada uno orientado a un tipo de trabajo y usuario. En un análisis general, hay dos bloques muy diferenciados de equipos multifuncionales. Por un lado, encontramos equipos con tecnología láser monocromo, basados en un potente fax y una impresora láser, que dejan en un segundo plano las funciones del escáner, lo que condiciona la calidad tanto de las copias como de las exploraciones, pero, por el contrario, son muy rentables con relación al coste por página impresa. En contraposición, los equipos con tecnología de inyección de tinta a color no son tan productivos como los anteriores, pero nos proporcionan una mayor versatilidad de actuación, ya que, por norma general, presentan una gran calidad en la digitalización de documentos y en su posterior impresión, por no mencionar la posibilidad del uso del color.
Es obvio que estos dos conceptos obedecen a dos ámbitos de explotación muy definidos. En primer lugar, los dispositivos multifunción dotados de tecnología láser se ajustan de un mejor modo a los elevados volúmenes de trabajo propios de las grandes oficinas corporativas, en las que las prestaciones y la productividad son cuestiones de la máxima prioridad. Por el contrario, en entornos más pequeños, no resulta vital contar con una impresora de elevada velocidad o disponer de una máquina de fax de gran funcionalidad. En cambio, sí se requiere una mayor flexibilidad a la hora de trabajar con todo tipo de documentos, ya sean en blanco y negro o en color.

Prestaciones para todos los gustos
Si ya suele ser bastante difícil determinar cuáles son los principales aspectos y parámetros en los que debemos fijarnos a la hora de elegir un determinado equipo, componente o periférico, esta cuestión se hace todavía mucho más compleja en el caso de los equipos multifunción. Es evidente que sus múltiples facetas y posibilidades obligan a los potenciales clientes a realizar un concienzudo estudio de todas sus características y capacidades.
Por este motivo, queremos fijarnos de manera específica en los sistemas de inyección de tinta en color, que son los que se adecuan a los entornos domésticos y de pequeña y mediana empresa.

Impresora. Quizá sea el elemento más llamativo del conjunto, pero es que ya a nadie se le pasa por la cabeza contar con un ordenador personal y no tener un periférico como una impresora. ¿Qué se le debe pedir a este tipo de periférico cuando forma parte de un equipo multifunción? Pues, sin lugar a dudas, lo mismo que se le exige a una impresora. El hecho de que se trate de un equipo multifunción no excluye el que las capacidades de impresión sean las adecuadas. Así, en es

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información