| Artículos | 01 SEP 1999

Equipos Multifunción

Tags: Histórico
Prácticos y Versátiles
Ramón A. Fernández.
Los constantes avances en el mundo informático han permitido introducir la informática en todos los ámbitos del mundo empresarial. Asimismo, no se concibe una oficina que no posea un número más o menos grande de ordenadores con sus correspondiente impresoras, una plaga de teléfonos con algún que otro fax y, como no, la indispensable fotocopiadora. Pero toda esta diversidad de dispositivos es necesaria y ventajosa cuando están integrados en un entorno de trabajo corporativo de tipo medio o grande. Sin embargo, para pequeños grupos de trabajo como las PYMES, y sobre todo cuando no se realiza un uso demasiado intensivo de estos equipos, esta configuración resulta inapropiada y costosa. Por lo cual, parece lógico disponer de un único dispositivo conectado al ordenador que aglutine las funciones de los equipos anteriormente mencionados.

En las modernas oficinas, e incluso en algunos de los hogares pertenecientes a trabajadores independientes, la aglomeración causada por las imprescindibles y diferentes máquinas ofimáticas como fotocopiadoras, escáner, faxes e impresoras, acaba por generar una enrevesada maraña de cables e interruptores en torno al puesto de trabajo. Además, el ordenador que tenga que gobernar estos equipos deberá soportar un sinfín de controladores diferentes y aplicaciones de explotación, que en ocasiones resultan incompatibles entre si. Pero entre los principales inconvenientes que presenta esta variada fauna de dispositivos rondando por nuestro puesto de trabajo, y que destaca a simple vista, encontramos la pega del mayor espacio requerido para su conveniente acomodo sobre el siempre escaso espacio disponible de un escritorio.
El concepto de integrar en un solo dispositivo fax, escáner e impresora no responde sólo a una reducción de espacio. La idea de unir varios dispositivos en un mismo conjunto responde, más bien, a criterios de ahorro de tiempo y costes. Por un lado, se reducen al máximo las operaciones más comunes y frecuentes, en especial los procesos de copia y envío de faxes y, por el otro, la integración de elementos reduce enormemente los costes de fabricación y con ello el precio final del equipo. Tampoco se debe descuidar la faceta del mantenimiento, debido a que un mayor número de dispositivos acarrea mayores posibilidades de fallo o avería, así como la contratación de más servicios de asistencia técnica.
Los distintos productos probados presentan una diferente configuración y aspecto externo correspondiente a los distintos enfoques que cada fabricante ha desarrollado en busca de la mejor solución. Actualmente, existen dos tendencias marcadamente opuestas. Mientras una amplia mayoría de fabricantes se decantan por un dispositivo de fax con impresora láser monocroma o de inyección de tinta a color, otras casas u otros modelos de estos mismos fabricantes apuestan por un equipo que básicamente consta de una impresora a la cual se le ha añadido un escáner en su parte superior más un módem interno con los necesarios botones de control. Cada configuración presenta una serie de ventajas e inconvenientes propios de su diseño, aunque la tendencia generalizada es diseñar un equipo con potente sistema de fax, dejando en un segundo plano las prestaciones de alto nivel en los elementos que componen la impresora y el escáner. Esta configuración es la más apropiada a las tareas típicas de una oficina donde prima la rapidez de copia y la eficacia en la emisión o recepción de faxes, incluso con el ordenador apagado, sobre la calidad en la impresión o el escaneado de documentos.
Tras esta introducción podemos hacernos una idea clara de las capacidades y posibilidades de cada uno de estos dispositivos. Aunque todos ellos presentan una serie de elementos auxiliares que potencian y mejoran las prestaciones de esta clase de equipos.
Entre estos componentes de segundo orden cabe destacar el alimentador automático de documentos y la memoria disponible para la recepción de faxes con el ordenador apagado. La ayuda que ofrece el alimentador automático de documentos reduce enormemente los tiempos de copia y escaneado de documentos de varias páginas. Como valor medio, las bandejas ofrecen una capacidad para 20 páginas, aunque una cifra mayor en este apartado proporciona un mejor rendimiento a la hora de trabajar frecuentemente con esta clase de documentos. Por otra parte, poder disponer de una elevada capacidad para la recepción de faxes permite almacenar un buen número de páginas. Igualmente, evita la pérdida de la información cuando el ordenador está apagado o cuando se ha consumido todo el papel de la bandeja de entrada o se ha agotado el cartucho de tinta o tóner.
Hay quien piensa en que en esta clase de dispositivos se podría mejorar incorporando un módem más funcional (Fax/Data/Voz) de elevadas prestaciones (56K) que soporte el estándar V.90, capaz de ampliar las posibilidades del producto avanzando en el concepto de los productos multifunción. Pero esta solución aunque fácil de llevar a cabo no resulta del todo práctica, ya que lo más habitual es tener una máquina de fax constantemente conectada a una línea telefónica analógica a la espera de que en cualquier momento se reciba o se envíe un fax. Y por tanto, si queremos aprovechar las prestaciones de los modernos módem para conectarnos a Internet deberemos interrumpir el modo de escucha del fax, a no ser que dispongamos de otra línea telefónica.
En definitiva, esta comparativa es un intento de dar a conocer los diferentes equipos multifunción diseñados específicamente para su uso en pequeños entornos empresariales; cuya misión primordial es simplificar la tarea de copia de documentos y preparación de documentos para el envío por fax, aunque perfectamente pueden realizar otras tareas como la impresión y escaneo de documentos a través de un ordenador.


Brother MFC-9550
Fax multifuncional
Brother se suma a la ya larga lista de fabricantes que disponen de equipos multifunción entre su catálogo de productos. El nuevo MFC-9950 ha sido diseñado para un fácil uso, que puede utilizarse como aparato de fax, copiadora e impresora láser monocroma. Además de enviar y recibir faxes de forma sencilla, permite la rápida impresión o duplicación de documentos.
Aparte de las funciones descritas, este equipo de Brother puede utilizarse también como escáner, contestador automático con mensajería electrónica de voz y fax para PC.
El núcleo de este dispositivo es un mecanismo de fax que utiliza un módem con compatibilidad de CITT del Grupo 3 con una velocidad máxima de 14,4 Kbps, lo que se traduce en una velocidad de transmisión aproximada de 6 páginas por minuto. Como es normal en esta clase de dispositivos, incluye la función MCE (Modo de Corrección de Errores) para comprobar constantemente la integridad en la transmisión de fax y los sistemas de codificación MH, MR y MMR como métodos de compresión para mejorar la velocidad de transmisión. Asimismo, cuenta con una memoria de 2 MB para el almacenamiento interno de faxes pudiendo ampliar esta cantidad a 3 ó 4 MB. La función denominada recuperación remota permite el acceso a los faxes recibidos fuera de la oficina, o mediante otra función hacer que los faxes entrantes sean automáticamente enviados a otro aparato de fax.
También cuenta con un alimentador automático de documentos que permi

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información