| Artículos | 01 ABR 2004

El voto electrónico se hace un hueco en las elecciones

Tags: Histórico
Cuatro municipios españoles participan en la prueba piloto del voto electrónico
Bárbara Madariaga.
El pasado 14 de marzo los ciudadanos de cuatro localidades, Zamora, Toro (Zamora), Pol (Lugo) y Jun (Granada), fueron los primeros españoles en probar el voto electrónico. Aunque sin validez (la actual ley electoral no contempla esta modalidad), los responsables afirman que el hacer estas pruebas permitirá que, cuando los políticos decidan cambiar la ley, estemos preparados.

300 ciudadanos de Zamora, Toro (Zamora) y Pol (Lugo), además de 500 habitantes de Jun (Granada), recibieron, junto a la tarjeta del censo electoral, una tarjeta inteligente para que pudieran participar en la primera prueba que se ha realizado en España en relación al voto electrónico, en las pasadas elecciones generales del 14 de marzo. En los tres primeros municipios, los ciudadanos seleccionados tenían que acudir a unos puntos de votación dotados con ordenadores para depositar su voto. El proyecto ha sido desarrollado por Indra.
Según palabras de Félix Marín Leiva, subdirector general de política interior y procesos electorales del Ministerio del Interior, “la valoración de esta prueba piloto ha sido muy positiva, ya que el sistema ha funcionado muy bien”.
No obstante, y a pesar de las declaraciones de Félix Marín Leiva, fuentes del Observatorio para la eDemocracia afirmaron que, “por lo menos, en lo que el sistema que se utilizó en Jun se refiere, sí que hubo problemas, ya que no era multiplataforma, sólo funcionaba bajo Windows XP, y muchos ciudadanos que querían votar desde su casa no lo pudieron hacer”.
Además, los ciudadanos han respondido “muy positivamente” a esta nueva modalidad de elección, ya que el 91,3 por ciento de los mismo decidieron emitir su voto en una urna virtual, “aunque lo realmente importante no es tanto el número de participantes como el funcionamiento del sistema”, recalcó Félix Marín Leiva.
La tarjeta inteligente que se facilitó a los ciudadanos iba cargada con la firma electrónica del participante, la cual daba el acceso a las pantallas de votación en las que se encontraban todos los partidos políticos que concurrían a las elecciones, “los ciudadanos únicamente tenían que pinchar sobre la opción que querían votar”, aseguró el subdirector general de política interior y procesos electorales del Ministerio del Interior. Una vez emitido el voto, se producía una encriptación automática, con lo que se aseguraba la confidencialidad tanto del votante como del voto emitido.
De esta forma, se asegura que el proceso de votación siga todas las pautas de un procedimiento real, incluida la apertura y cierre de las urnas virtuales en presencia de las “juntas electorales virtuales”, las cuales estaban compuestas por tres personas.
En un primer momento, se pretendía que los resultados de los mismos se publicaran en una pantalla, “aunque como podía influir en los ciudadanos de Canarias que todavía tenían que acudir a votar, decidimos sacarlos por fax”.
Mención a parte merece el caso del pueblo granadino de Jun, ya que los ciudadanos tenían la posibilidad de votar a través de Internet o, si lo preferían, utilizando el móvil.

Sin validez legal
Lo cierto es que, a pesar de la amplia participación y de la experiencia positiva, para que el voto electrónico sea una realidad todavía tienen que pasar algunos años. Y es que la ley electoral, que data de 1985, no contempla nuevas modalidades de voto. Para ello, se tendría que cambiar. No obstante, Félix Marín Leiva cree que, teniendo en cuenta que las Nuevas Tecnologías avanzan a pasos agigantados, el voto electrónico va a ser una realidad en no mucho tiempo, “es por eso que estamos realizando estas pruebas, para estar preparados una vez que se apruebe”.
Uno de los principales problemas a los que se tiene que enfrentar el voto electrónico es la seguridad. Pues bien, a pesar de que la amenaza es constante, en estas pruebas no hubo ningún incidente.

La utilidad del voto electrónico
En un futuro, el voto electrónico permitirá a aquellas personas que tengan algún tipo de limitación para acudir a su cita con las urnas, como, por ejemplo, encontrarse fuera de la ciudad donde está empadronado, tener algún tipo de problemas que limite el movimiento de los ciudadanos, o, simplemente, no tener ganas de desplazarse hasta el colegio electoral, votar el mismo día que se celebran las elecciones.
“Será muy útil para aquellas personas que residan fuera de España o fuera de su ciudad, ya que les permitirá aprovechar la información de toda la campaña electoral, además de la jornada de reflexión, cosa que con el voto por correo tradicional no existe”, afirmó Félix Marín Leiva, que continuó asegurando que, en su opinión, “este sistema no va a sustituir al que existe tradicional, sino que coexistirán”.
En relación a la posibilidad de que el voto electrónico se masifique, el subdirector general de política interior y procesos electorales del Ministerio del Interior, aseguró que para él, “el voto electrónico sólo debería ser utilizado por aquellas personas que tengan algún tipo de impedimento para acudir a los colegios electorales”.
Para las próximas elecciones, las europeas, que se celebrarán el 13 de junio, el Ministerio del Interior tiene la intención de seguir con estas pruebas piloto, aunque en esta ocasión “elegiremos a un municipio entero”.
Cabe señalar que ésta no es la primera vez que se realiza una prueba de este tipo, “en la elección del consejero asesor de la Guardia Civil, en julio de 2002, ya se utilizó el voto por Internet a través de una intranet y, en esta ocasión sí que tuvo validez legal”, destacó Félix Marín Leiva.
Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios