| Artículos | 01 MAR 2006

El Sur pide un cambio en innovación

Tags: Histórico
Cotec reclama que las políticas europeas se ajusten a las necesidades de los países del sur de la UE
Bárbara Madariaga.
España, Italia y Portugal. Estos tres países conforman básicamente el sur de Europa, y es por eso que sus máximos representantes se reunieron en Madrid para solicitar a la Unión Europea (UE) que renueve las políticas de fomento de innovación, ya que las que se están aplicando no se adecuan a las necesidades de estos estados. La reunión estuvo presidida por Su Majestad el Rey Juan Carlos I y contó con la participación de los Presidentes de la República de Italia, Carlo Azeglio Ciampi, y de Portugal, Jorge Sampaio, entre otras personalidades.

Mayores mejoras en las políticas de innovación en la Unión Europea, y que además se adapten a las necesidades de los países del Sur. Éstas han sido los principales reclamos que han realizado España, Italia y Portugal durante el II Encuentro Cotec Europa, el cual estuvo presidido por Su Majestad el Rey Juan Carlos I y los Presidentes de Italia, Carlo Azeglio Ciampi; y Portugal, Jorge Sampaio; y que, además, contó con la participación de numerosas personalidades, tanto italianas como portuguesas, y de Josep Borrell, Presidente del Parlamento Europeo.

Palabras del Rey
Comencemos por las palabras que pronunció Su Majestad el Rey. Juan Carlos I aseguró, durante su intervención, que “la mayor fuente de riqueza es hoy el conocimiento científico y tecnológico y es por eso que Europa necesita aumentar su habilidad para convertir ese conocimiento en riqueza”. Es por este motivo por el que Juan Carlos I advirtió “sobre la urgente necesidad de que la innovación se convierta en la gran ventaja competitiva de nuestro tejido productivo”.
Pero Su Majestad el Rey no fue el único representante español. Así, la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, resaltó el “espléndido momento” que está atravesando nuestro país en lo que a innovación científica y tecnológica se refiere, así como volvió a confirmar que el Ejecutivo va a destinar, en los próximos cinco años, 11.000 millones de euros en I+D+i.

La situación según Cotec
Centrándonos ya en la situación de España, Italia y Portugal, Cotec afirma que a pesar de que estos tres países aportan “el 22 por ciento de Producto Interior Bruto (PIB) comunitario y suponen casi la cuarta parte de la población de la actual Unión Europea, tan sólo ejecutan el 12 por ciento del gasto en I+D de la UE y sus investigadores son menos del 16 por ciento del total”.
Además, otro dato relevante de la “mala situación” que atraviesa Europa del Sur, se hace patente en el hecho de que a pesar de que la Comisión Europea “ha sido siempre sensible a la necesidad de crear conocimiento científico y tecnológico”, destacó Juan Mulet, director general de Cotec, la preocupación que ha mostrado por la innovación, “entendida como la conversión del conocimiento científico y tecnológico en productos y procesos”, nunca ha sido prioritaria para este organismo. ¿Dónde nos conduce esto? A que las empresas de Europa del Sur, mayoritariamente pequeñas y pertenecientes a sectores tradicionales, no han visto sus demandas satisfechas. Además, a esto hay que unirle el hecho de que las economías de estos tres países han sido “ajenas al diseño de las ayudas comunitarias, y cuando se han beneficiado de ellas han sido simples acompañantes, que justificaban una adicional dimensión europea de los proyectos”, puntualizó Juan Mulet.
Todo esto desemboca en el gran problema de Europa del Sur: “los resultados científicos y tecnológicos de estos proyectos muy raramente han podido ser aprovechados por el tejido productivo, que no tenía la capacidad tecnológica suficiente para absorberlos. Y la política comunitaria nunca se orientó a la mejora de esa capacidad de absorción”.

La solución
Y, ante este panorama, ¿qué se puede hacer? Según Juan Mulet, “una política tecnológica comunitaria completa debería añadir a sus objetivos la transferencia de tecnología, la generación de las tecnologías que necesitan las empresas de pequeña dimensión de los sectores tradicionales para su competitividad, y la modernización de la estructura productiva mediante la creación de empresas basadas en tecnología avanzada”.
Pero no todo está perdido. Parece que la Comisión Europea se ha dado cuenta de la necesidad de cambiar sus políticas y presentó, en julio del año pasado, su intención de crear un Programa Marco de Innovación y Competitividad (PIC).
Además, el Informe Aho nació recientemente con otro objetivo muy ambicioso: crear una Europa innovadora.
Esperemos que no quede todo en agua de borrajas. Ésta es una de las grandes preocupaciones de Cotec, que afirma que el discurso político no se corresponde a las previsiones presupuestarias de la Comisión.

Apostar por la productividad
Para el director general de Cotec la clave está en la productividad. Según la fundación, durante años, Europa se ha centrado en fomentar la competitividad, mientras que Estados Unidos apostó por la productividad de su economía. Esto nos ha hecho “perder la batalla”, sobre todo en temas de productividad.
Según Juan Mulet es necesario “y urgente buscar otras misiones de las políticas de investigación y desarrollo tecnológico de la UE, porque Europa debe tener un papel importante en el contexto mundial en la generación de ciencia y tecnología, pero es imprescindible que esta tecnología contribuya también a la productividad de su economía”.
Así, la misión en estos momentos se centra en “incluir la productividad dentro de la política europea, además de que la capacidad innovadora de los estados miembros sea también un objetivo de cohesión europea, algo que dentro de la propia Comisión ya ha sido abordado, pero sólo en un plano experimental, como un destino de los fondos estructurales”, destacó Juan Mulet.
En definitiva, una tarea nada sencilla, pero que hay que realizar si de verdad se quiere cumplir el objetivo de que la UE sea el referente mundial en materia de Nuevas Tecnologías.


Europa pierde terreno
-------------------------------
Mucho se ha hablado de los objetivos ambiciosos que en las diferentes cumbres de la Unión Europea se han marcado para ser referentes en Nuevas Tecnologías. A pesar de las declaraciones de intenciones, la situación es muy diferente a la deseada. De esta forma, Europa ya no sólo está lejos de nuestros principales competidores, Estados Unidos y Japón, sino que a este paso, también estamos perdiendo terreno ante las economías que vienen pisando fuerte: China e India.
Y esto no son previsiones alarmistas, si nos fijamos en los datos facilitados por Cotec. Así, según los últimos datos publicados por la OCDE correspondientes a 2003, el gasto en I+D de la UE-15 en porcentaje del PIB alcanzó ese año el 1,95, el 71 por ciento del de Estados Unidos (que fue del 2,76), y estaba financiado en un 55 por ciento por las empresas en Europa frente al 67 por ciento financiado por sus homólogas estadounidenses. La inversión en capital riesgo, “en las etapas de negocio incipientes”, con relación al PIB, fue en la Unión el 64 por ciento de la

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información