| Artículos | 01 DIC 2001

El ordenador de las primeras navidades del siglo XXI

Tags: Histórico
Sencillez y aumento de prestaciones
Arantxa Herranz.
Durante los últimos meses hemos asistido a la presentación y consolidación de Windows XP y Pentium 4, respectivamente. Y, durante todo este tiempo, los participantes de la industria de TI han confiado en estos dos productos como los posibles motores que el mercado necesitaba. Ahora, y afrontando la última época del año, cabe preguntarse si realmente estas esperanzas van a consolidarse y qué aspectos van a dominar en las primeras navidades del siglo XXI: tras el incremento en la productividad, ahora se imponen la sencillez de uso y las posibilidades multimedia y la movilidad.

Un año más, las navidades han llegado y, con ellas, una de las campañas más prósperas, especialmente en las TI. Aunque es cierto que, según las consultoras, el mundo del PC no atraviesa por su mejor momento, no es menos verdadero que en España aún podemos observar índices de crecimiento positivos y que son muchos los factores que pueden hacer que, finalmente, las previsiones más pesimistas se queden en agua de borrajas. Para configurar los PC de última generación, quizá sea simplista reducirlo a sistema operativo y procesador, pero la industria lleva mucho tiempo insistiendo en que la irrupción de Windows XP y Pentium 4 puedan ser el revulsivo que haga remontar el vuelo.
Por eso, hemos querido pulsar la opinión de algunos fabricantes al respecto. La mayor parte de ellos considera que el impacto se va a dejar sentir a más largo plazo, especialmente en el entorno corporativo. Así, Sergio López Chicheri, director de desarrollo de marketing y negocio de Compaq, entiende que el principal impacto de estos dos productos va a ser el “impulso que van a dar a la industria”. Mientras, Vicente Barrio, responsable de líneas de producto de la división de Sistemas Personales de IBM España, entiende que XP “terminará estableciéndose como el sistema operativo preferido por los clientes” aunque su impacto no será inmediato y más si cabe en las grandes que en las pequeñas y medianas empresas. Mejor parado sale Pentium 4, ya que incluso a día de hoy está más implantado debido a que “el nivel de precios es muy similar o inferior al Pentium III, cuestión clave para su aceptación en el mercado”. Más escéptico se mostraba el presidente de Toshiba, Xavier Pascual, quien considera que a nivel de empresa “aún es pronto para saber el impacto que va a tener”. Aunque considera cierto que, antes o después, se acabarán adoptando estos dos productos, ello va a venir condicionado en la medida en que los usuarios “sepan valorar las ventajas competitivas que les aportan”.
Mientras, desde HP, Carlos Vidal, director de desarrollo del negocio cliente, entiende que ambos productos tienen un mismo fin: “el aprovechamiento al máximo de Internet en todos los niveles, tanto profesional como doméstico, más allá de la mera consulta de páginas Web”.

Elevando el mercado
Sobre las tan traídas y llevadas expectativas de la combinación de estos productos, encontramos diversidad de reacciones en nuestro mercado. Desde Compaq, que afirma tajante que la industria se va a ver reforzada, “principalmente en el área de consumo”, hasta IBM, que entiende que a corto plazo “probablemente vaya a pesar más la actual recesión económica que estos lanzamientos, por lo que no es de esperar un impacto inmediato”, pasando por Toshiba, quien señala que sus “expectativas son que crezca más el mercado doméstico que el empresarial”. Xavier Pascual, sin embargo, también señalaba que existen otros factores que pueden hacer que la balanza se incline hacia un lado a otro. “Hay que tener en cuenta que en el primer trimestre de 2002 llegará el euro. No se sabe qué puede pasar, pero puede que haya gente que prefiera anticipar sus compras a diciembre o que, por el contrario, espere hasta abril para adquirir equipos”.
Carlos Vidal, mientras tanto, opina que, tras los atentados del 11 de septiembre, Windows XP y Pentium 4 “pueden ser un gran detonante de la recuperación del mercado de ordenadores personales”. Además, entiende que la “progresiva implantación en el mercado de ambos conceptos ofrecerá mayores posibilidades de desarrollo de aplicaciones y servicios en torno a Internet, que redundarán en nuevas aceleraciones del mercado sucesivamente”. Asimismo, considera que la llegada del euro también puede influir positivamente en la venta de PC, especialmente en aquellas empresas que aún no estén preparadas para la nueva moneda.

Las ayudas económicas
Hablando de factores. Éste ha sido un año en el que se han aprobado diferentes medidas fiscales que pretendían incentivar la compra de equipamiento informático. Aunque habrá tiempo de hacer balances, los fabricantes de PC se muestran receptivos ante este tipo de iniciativas. Vicente Barrio explica que una de las primeras consecuencias de la recesión económica “es el retraimiento del consumo, situación que, lógicamente, también está afectando a la venta de PC”. Sin embargo, y dado que hace “más de un año que las compañías se benefician de este tipo de medidas”, este responsable entiende que no existe “razón para esperar un incremento repentino de ventas de PC por este motivo”. En sentido casi opuesto se posiciona HP, cuyo directivo mantiene que una mejora “en la coyuntura económica, especialmente si está incentivada de alguna forma por una política clara y concreta por parte de la administración pública, influye a favor de una reactivación de la inversión que las empresas puedan o deseen realizar para la mejora de su infraestructura de TI”.
López Chicheri, por su parte, mantiene que todas “las ayudas del gobierno para el acceso de los usuarios domésticos y de las pequeñas y medianas empresas a las nuevas tecnologías ayudarán al desarrollo del mercado”, por lo que se muestra confiando en que, “si como dicen los analistas la recesión está llegando a su fin y vuelve la confianza a los consumidores”, estas medidas supongan “un claro impulso para el sector”. Por último, Pascual se congratula de que en España y en Europa los gobiernos se hayan percatado de que este tipo de ayudas “han sido la clave del crecimiento en Estados Unidos”. Además, señalaba que tanto los gobiernos como los agentes económicos, “entre los que nos encontramos los fabricantes, no podemos dejar de impulsar esta inversión, independientemente de cuál sea la situación económica. Es una inversión necesaria, por lo que todo el apoyo de los fabricantes es positivo”.

Pero, ¿cómo será el PC de 2002?
“Portátil”. Así de tajante se mostró el presidente de Toshiba, quien considera que es una tendencia, no sólo para el próximo año, sino para los posteriores. A ello habría que añadir las tecnologías inalámbricas, quienes “harán mucha mella en la configuración de los PC, y se unirán la informática y las telecomunicaciones”, debido a las necesidades de las empresas de “otorgar más movilidad a sus empleados”. Por eso, Pascual se muestra convencido de que “cada vez más se irá reemplazando el ordenador de sobremesa por uno portátil”.
En términos parecidos se mostraba el dir

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información