| Noticias | 24 FEB 2003

El mercado subterráneo de hardware mueve casi 36.700 millones de euros al año

Tags: Histórico
El conocido como mercado “gris” de hardware de Tecnologías de la Información cada vez va incrementando su peso y moviendo cantidades superiores. De hecho, ya alcanza un valor de casi 36.700 millones de euros, según un estudio de la consultora KPMG.
María Luisa Melo
Este hecho provoca que los proveedores pierdan cada año hasta 4.550 millones de euros a causa del mercado gris de hardware de TI. Una de las principales causas es el desvío que se produce de productos desde un canal de distribución oficial a otro importado de un país. Al menos así ha quedado reflejado en dicho estudio de la consultora.
Aparte de los consiguientes costes financieros que esto conlleva y que se van incrementando anualmente, el análisis, desarrollado en colaboración con la “Alianza del mercado anti-gris” (AGMA), demuestra que la mayoría de los productos electrónicos que se comercializa a través de este canal subterráneo cuenta con evidentes riesgos y falta de seguridad para los usuarios que los adquieren.
Este tipo de productos acaban en manos de clientes, sin que estos conozcan su procedencia, quienes averiguan cuál ha sido el canal de distribución después de adquirirlos, verificando que carecen de garantía o incluso que están anticuados o descatalogados.
“Si bien hasta el momento, éste ha sido un problema conocido, pero no investigado, lo cierto es que últimamente se trata de un mercado que está en pleno desarrollo”, han explicado fuentes de la consultora KPMG.
“Los fabricantes tienen que hacerse cargo del impacto que este canal de distribución subterráneo tiene, no sólo sobre sus beneficios, sino también sobre su imagen de marca. Por lo tanto, si quieren mejorar sus márgenes, tendrán que controlar todos los niveles en la cadena de distribución. Sólo aquellos que lo hagan percibirán mejoras relevantes”.
El estudio, que ha sido elaborado en base a una encuesta a directores de alto rango de empresas OEM y mayoristas, entre otras, refleja que, a menudo, distribuidores y mayoristas violan los acuerdos de distribución, incurriendo en el engaño, en la falsificación de identidades de los usuarios finales en programas de descuento o, incluso, haciendo uso de documentación falsa para adquirir productos de suministradores autorizados y después venderlos en el mercado “gris”.
Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios