| Artículos | 15 SEP 2005

El mercado inalámbrico se transforma

Tags: Histórico
Los fabricantes ya se están preparando para afrontar la llegada de WiMax
Bárbara Madariaga.
En los próximos años, y según los expertos, vamos a asistir a un verdadero cambio en el mercado inalámbrico. La razón es la aparición de nuevos estándares, encabezados por el protocolo WiMax, que prometen proporcionar a los usuarios más ventajas de las que a día de hoy pueden conocer.

Aquellos entusiastas de la tecnología 3G, o del mundo inalámbrico en general, están de enhorabuena. Los avances que se están produciendo en este sentido van a propiciar que en pocos años la situación cambie, por lo menos esto es lo que afirman los principales analistas del sector. Y es que la diversidad es buena, también en el mercado inalámbrico.

Cómo se verá el futuro
Comencemos por el final: el futuro. Lo cierto es que son muchos los que se quieren subir al carro del mercado inalámbrico. Es por eso que, en la actualidad contemplamos que en este sector existen numerosos estándares y tecnologías que, lejos de suplirse, en un futuro convivirán sin problemas. Por lo menos, ésta es la reflexión que realizan tanto fabricantes como analistas.
A pesar de que muchos podrían considerar que WiMax (la que según dicen será la reina del mundo “sin hilos”), y todas las tecnologías que giran a su alrededor, sustituirá a las existentes, lo cierto es que probablemente no desplazarán a aquellas tecnologías por las que están luchando las grandes operadoras. El motivo es que últimamente dichas compañías están reforzando sus inversiones para mejorar las tecnología. Además, a todo esto hay que unir la importancia que está adquiriendo la banda ancha, la cual se ha convertido en una importante oportunidad de negocio ya no sólo para los que ya estaban dentro de este mercado, sino para nuevos jugadores.
Ante este panorama, los expertos se plantean cuál será el futuro, teniendo en cuenta que hay una percepción de que las tecnologías son similares y su aplicación es la misma. Quien piense esto se equivoca ya que, y a pesar de que fueron desarrollados para ofrecer servicios de alta velocidad a usuarios móviles, la tecnología 3G y los sistemas inalámbricos basados en banda ancha se diseñaron con conceptos técnicos diferentes. Así, mientras que 3G es la última generación de la tecnología celular, los sistemas inalámbricos móviles de banda ancha son la primera generación de los nuevos tipos de redes. Continuando con las predicciones, los analistas creen que en un futuro ambas tecnologías podrán fusionarse y formar 4G, aunque claro, hay que tener en cuenta que esto es predecir a muy largo plazo.
Así que antes de aventurarnos de esta forma, vamos a centrarnos en las aplicaciones que hoy por hoy se están dando a estas dos tecnologías. Así, mientras que los sistemas de banda ancha tienen “cubiertas” las necesidades de los sistemas multimedia o las aplicaciones empresariales, si bien es cierto que su uso está destinado más a ordenadores portátiles que a otros dispositivos móviles, la tecnología de tercera generación continuará ofreciendo servicios a usuarios de dispositivos más pequeños, tales como teléfonos móviles.

Un abanico de posibilidades
Como hemos mencionado con anterioridad, el sector inalámbrico se va a caracterizar, sobre todo, por la diversidad.
Si de lo que hablamos es de WiMax, lo cierto es que hay que prestar especial atención a la evolución de esta especificación. Los más optimistas señalan 2007 como el año en el que WiMax será una realidad total (hay otros analistas que apuntan a 2009). ¿Por qué dentro de poco menos de dos años? Según los expertos, será en este año cuando finalmente se ratifique el protocolo IEEE 802.16a. El Forum WiMax prevé que los usuarios móviles podrán obtener, gracias a esta tecnología, una velocidad de 1 Mbps, y tendrán la capacidad de poner en marcha aplicaciones en tiempo real, tales como llamadas a través de IP. Obviamente esto es una gran mejora si lo comparamos con la media de entre 400 y 700 Kbps de velocidad que ofrece el mayor de los sistemas de tercera generación.
Pero en este juego no participa únicamente WiMax. También existen otras tecnologías inalámbricas de banda ancha que, aunque no están alcanzando la misma popularidad que WiMax, también hay que tenerlas en cuenta. Son: FLASH-OFDM (Fast Low-latency Access with Semaless Handoff-Orthogonal Frequency-Division Multiplexing), desarrollada por Flarion Technologies, y UMTS TD-CDMA (Universal Mobile Telecommunications Systems Time-Division Code Division Multiple Access) adaptado por IPWireless. Ambas tecnologías están ya disponibles en el mercado.
La importancia de FLASH-OFDM reside en el hecho de que Qualcomm ha adquirido recientemente la empresa Flarion Technologies, lo que hace que, según los analistas, éste se haya convertido en “un formidable competidor a WiMax”. Según un comunicado emitido por Qualcomm, las intenciones de esta compañía se centran en poder desplegar un sistema inalámbrico de banda ancha basado en OFDM. Pero, para muchos, y a pesar de la competencia, el potencial de los estándares basados en la economía de escala (aún cuando no esperen un estándar móvil hasta al menos a finales de este año) reside en situar a WiMax en el centro.
Volviendo a WiMax, a este estándar se le plantea otro problema, por lo menos en opinión de Shiv Bakshiv, analista de IDC, que no es otro que el que no podrá exceder a las tecnologías 3G al menos en los próximos cinco años. Además, y según los expertos, los planes de las dos principales referentes de este sector, GSM y CDMA, son sólidos, algo que puede beneficiar a mercados como el chino, de gran potencial y muy reciente en esto de la telefonía móvil.

Las acciones de las operadoras
Ante la imposibilidad de sustitución, para muchos operadores sólo queda una solución: buscar alternativas que complementen a la tercera generación. Uno de los que más prisa se están dando es la operadora Sprint, y entre sus planes se encuentra el hecho de desplegar sistemas de 3G en 200 mercados a principios del año que viene. El formato que ha elegido la firma es CDMA2000-1x EV-DO (Evolucion-Data Optimized). El paso siguiente de Sprint se centrará en la actualización de EV-DO Revision A, el cual ofrece más ancho de banda que las tecnologías de 3G actuales y que aporta una velocidad de conexión mayor a Internet por parte de los usuarios finales, según han confirmado fuentes de la compañía.
Pero Sprint no sólo se quiere centrar en esta estrategia, sino que también ha planeado adentrarse en mercados futuros, como WiMax. Por este motivo acaba de firmar un acuerdo con Intel y Motorola mediante el cual las tres compañías van a acelerar el desarrollo de dispositivos móviles basados en WiMax.
Eso sí, Sprint reconoce que esta tecnología también funciona junto a 3G. Y es que, en su opinión, la banda ancha inalámbrica podría complementar a 3G en áreas donde existe una alta demanda de datos inalámbricos, como puede ser el caso de los centros de negocio de las ciudades. Además, desde la operadora se está enviando un mensaje: los usuarios podrán beneficiarse de los servicios inalámbricos interactivos multimedia (ésta es la definición que le ha dado el vicepresidente de desarrollo de tecnolog

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información