| Artículos | 15 DIC 2000

El estreno accidentado de Pentium 4 se ve acompañado de otros desarrollos importantes

Tags: Histórico
Transmeta sigue acumulando problemas
Arantxa Herranz.
Pentium 4 ya está aquí. Disponible oficialmente desde el pasado 20 de noviembre, el estreno de la cuarta generación del buque insignia de Intel no ha estado exento de problemas. Desde un pequeño fallo en el software, subsanado escasas horas antes de que Pentium 4 hiciera su irrupción oficial en el mercado, hasta el hecho de que algunos fabricantes se saltaran a la torera la fecha impuesta por Intel, este fabricante, sin embargo, también ha terminado de desarrollar su tecnología de 0,13 micras y sigue trabajando en el desarrollo de Itanium. Además, también ha valorado el desarrollo de procesadores en plástico, mientras que Transmeta tenía que volver a hacer frente a problemas de sus procesadores portátiles.

Intel reconoce errores en Pentium 4
Apenas unas horas después de que llegara al mercado, de manera oficial, el Pentium 4 ya salieron a relucir los primeros problemas a los que ha debido hacer frente el nuevo procesador. Así, Intel se ha visto obligada a corregir un error en el software para las placas madre de los Pentium 4. Este error podría sobrescribir los datos de los usuarios, según ha reconocido una fuente de Intel.
Una versión de la BIOS para la placa base contenía un error que, en las pruebas realizadas en los laboratorios, podía producir la sobre escritura de los datos, según ha reconocido George Alfs. Sin embargo, este mismo portavoz ha querido quitar leña al asunto asegurando que, pese a que el software defectuoso llegó a manos de los fabricantes de PC, estos recibieron la pasada semana una versión correcta de la BIOS, por lo que el usuario final no recibirá ningún equipo con un Pentium 4 defectuoso.
Sin embargo, y pese a que este fallo es relativamente pequeño y no afectará al usuario final, lo cierto es que viene a sumarse a la lista de problemas a los que Intel ha tenido que hacer frente durante el último año, según Linley Gwennap, principal analista de The Linley Group. "Comparado con otros problemas, este último es muy pequeño", asegura. Cabe recordar que, ya en el pasado mes de mayo, Intel tuvo que reemplazar un gran número de placas base que estaban defectuosas y que estaban en manos del usuario final, y en verano tuvo que retirar el Pentium III a 1,13 GHz.
Según este analista, son varios los factores que están causando tantos problemas, entre los que se citan la carrera por superar a su eterno rival AMD.
Sin embargo, y pese a este reconocimiento de ciertos problemas, Intel ha asegurado que ningún procesador defectuoso ha llegado a manos del usuario final, como se ha señalado. Y eso pese a que algunos OEM se saltaron la fecha impuesta por Intel y el fin de semana anterior a la disponibilidad oficial del procesador ya estaban vendiendo equipos con Pentium 4. Este hecho se produjo especialmente en las tiendas on-line de algunas firmas asiáticas.

Intel concluye su tecnología de 0,13 micras
Sin embargo, no todo iban a ser nubes negras en el horizonte de Intel, quien ya tiene completo el desarrollo de la tecnología de 0,13 micras lo que permitirá que, a partir de ahora, se puedan fabricar procesadores con transistores cuyo ancho es, aproximadamente, una milésima parte de un pelo humano. Este avance tecnológico permitirá que se construyan chips más pequeños, pero con más potencia. Sin embargo, Intel ya ha anunciado que habrá que esperar hasta el próximo año para una fabricación en volumen de procesadores de 0,13 micras, que poseerán más de cien millones de transistores y poseerán velocidades de varios gigas.
Aunque NEC ya ha anunciado que está preparándose para iniciar la fabricación de procesadores bajo tecnología de 0,095 micras, Intel alardea de ser la primera compañía en completar el desarrollo de la tecnología de 0,13 micras y en demostrar su fabricación con "complejos circuitos integrados".
Según ha señalado Sunlin Chou, vicepresidente y director general del grupo de fabricación y tecnología en Intel, este "acontecimiento reafirma nuestra fe en la ley de Moor". Además, este mismo responsable ha asegurado que esta tecnología de 0,13 micras "incorpora un inusual y extenso número de avances tecnológicos simultáneos". Así, Chou ha asegurado que el equipo de Intel lleva "trabajando en estos avances durante muchos años. Por eso, estamos convencidos de que nuestra tecnología de 0,13 micras será la primera en poderse producir en volumen y en proporcionar productos con los rendimientos líderes del mercado".
Así, la tecnología de 0,13 micras de Intel es, según el fabricante, la que permite una transmisión de datos más rápida, lo que supone la primera piedra para la creación de unos procesadores más veloces de los hasta ahora conocidos. Pero, además de estos transistores más rápidos, el fabricante también señala que posee unas interconexiones de más alto rendimiento que permitirán que la velocidad de los circuitos de los microprocesadores se incremente en un 65 por ciento en comparación con la actual tecnología de 0,18 micras.
Además, estos nuevos procesadores operarán a 1,3 voltios o menos, lo que permitirá una reducción en el consumo de energía y un incremento de la vida de las baterías de los ordenadores portátiles.

El plástico, nuevo material para los procesadores
Sin embargo, una de las noticias que pueden tener más relevancia es la realización de procesadores en plástico. Un equipo de científicos de la Universidad de Cambridge será el encargado de desarrollar una nueva generación de procesadores, cuya característica más llamativa será el hecho de que estén construidos en plástico. Al ser un material más barato que los que se emplean actualmente, este hecho podría conllevar una reducción de los costes asociados a la fabricación de tan básico elemento de la informática.
Será Dow Chemical, compañía estadounidense de la industria química, el que financie este proyecto, que se espera que dé sus primeros frutos el próximo verano con la presentación de un prototipo. Sin embargo, la comercialización de esta tecnología recaería en Plastic Logic.
Por su parte, María Marced, vicepresidente y directora general de Intel para la región EMEA, ha señalado que "una cosa es desarrollar un prototipo en un laboratorio y otra muy distinta tener la capacidad de fabricar en volumen", por lo que considera que habrá que esperar algún tiempo para que, efectivamente, estos procesadores de plástico sean una realidad en el mercado. Hablando de materiales, esta misma responsable señaló que, cada vez más, Intel está desarrollando sus procesadores con cobre, dejando a un lado el aluminio.
Estas declaraciones de María Marced fueron realizadas durante su visita a nuestro país, con motivo de una reunión que Intel organizó con otros participantes de la industria y en el que se pretendía dar a conocer las soluciones que Intel propone para la realización de negocios electrónicos. En la rueda de prensa que esta responsable ofreció, también señaló que Itanium, el primer procesador de 64 bits de Intel, estará disponible en la primera mitad del próximo año. De hecho, en este foro ya se pudo comprobar algunas máquinas trabajando con este procesador de gama alta y que se encuentran probando más
Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios