| Noticias | 30 MAY 2001

Echelon continúa espiando en Bruselas

Tags: Histórico
Parece ser que el sistema de espionaje estadounidense Echelon lleva desde 1978 escudriñando los secretos de la red europea, según ha asegurado Margaret Newsham, antigua trabajadora de NSA (Nacional Security Agency).
Yolanda Sánchez
Ya no se pone en duda la existencia de esta red de espionaje donde están implicados EE.UU., Reino Unido, Nueva Zelanda y Australia bajo el acuerdo denominado AKUSA. De esta forma, el borrador presentado por la Eurocámara ha señalado una larga lista de ejemplos en los que Echelon interceptó las comunicaciones. Este fue el caso de Airbus, que tuvo su línea telefónica pinchada durante la negociación en la que se barajaban cifras cercana a los 6.000 millones de dólares, con las aerolíneas de Arabia Saudí en 1994.
El alo de misterio que ha rodeado esta cuestión hace difícil saber qué comunicaciones fueron interceptadas y desde cuándo se viene realizando esta práctica. A pesar del “interés” estadounidense por conocer los secretos europeos, la realidad es que los medios utilizados y la gran cantidad de comunicaciones que se dan en este continente han hecho que de toda la información interceptada apenas se haya podido analizar una pequeña parte de ella. La duda, y la desconfianza, surge del posible uso que se le ha venido dando a dicha información y de cuaáes serán las consecuencias de esta manipulación.
Es seguro que estas “prácticas dudosas” continúan hoy en día, de una manera y otra, y por ello el eurodiputado socialista alemán Gerhard Schmid, autor de este informe, recomendó “tomar medidas serias para la codificación o cifrado de los mensajes electrónicos que garanticen la inviolabilidad de los mismos”.
Fue en 1999 cuando se destapó toda esta polémica cuando la National Secury Agency desclasificó documentos en los que se mencionaba dicha red. En aquel momento, EE.UU. justificó estas prácticas asegurando que se trataba de un medio para prevenir posibles acciones relacionadas con el narcotráfico o terrorismo. El argumento no fue acogido de buen grado en Europa, ya que nada hacía suponer que se eliminaran otras informaciones comerciales o económicas.
La difusión, de nuevo, del caso Echelon, se produce a la par de las declaraciones de un trabajador de la Comisión Europea en las que aseguraba que los sistemas de encriptación del Ejecutivo Comunitario fueran puestos a prueba por los servicios secretos estadounidenses, lo que pudo facilitar que EE.UU. averiguara la forma de acceder a información confidencial de Bruselas.
Parece confirmado que existen dispositivos activos en Estados Unidos, Canadá Reino Unido, Nueva Zelanda, Japón, Puerto Rico y Alemania. Finalmente, cabe señalar que estas informaciones captadas por Echelon son filtradas y traducidas posteriormente por potentes ordenadores.
Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios