| Artículos | 15 ABR 2006

Discos duros externos con interfaz de conexión LAN

Tags: Histórico
Almacenamiento externo para la PYME
Ramón A. Fernández.
Cada vez es mayor el número de usuarios particulares y profesionales que gestionan un enorme cantidad de archivos cuyo volumen digital tampoco para de crecer. Para poder hacer frente con garantías de éxito a este desmedido y evidente crecimiento en las necesidades de almacenamiento, sin tener que recurrir a la engorrosa tarea de instalar una nueva unidad de disco en el interior de nuestro ordenador, se recurre cada vez con mayor frecuencia a las soluciones externas. Mercado en plena expansión donde ya existen todo tipo de alternativas acordes con los diferentes usos y aplicaciones que cada particular realiza sobre su información digital.

En los últimos meses hemos asistido a un importante crecimiento en lo que a dispositivo de almacenamiento externo de tipo NAS se refiere. Por ello, no es de extrañar que muchos fabricantes se hayan lanzado decididamente por la comercialización de esta clase de productos. A pesar de su inicial y más apropiada orientación profesional, también resultan muy válidos para entornos domésticos y PYMES que precisen almacenar y, al mismo tiempo, compartir una gran cantidad de información entre los usuarios de una misma red.


Buffalo LinkStation HD-H300LAN
Bajo una carcasa de anodina y aséptica apariencia, Buffalo Technology nos presenta una de las mejores soluciones de tipo NAS para entornos SoHo que han pasado por nuestras manos. En concreto, a su buena capacidad de almacenamiento se une una gran flexibilidad de uso y un diseño realmente funcional.
Se trata en esencia de un disco duro de la firma Western Digital de la serie Caviar de 300 GB de capacidad con una velocidad de giro de 7.200 rpm, una caché interna de 2 MB y una interfaz de conexión PATA/100.
En la parte posterior encontramos el característico puerto de red Ethernet a 10/100 Mbps que utiliza el habitual conector RJ-45, la toma de corriente y uno de los dos conectores USB 2.0. Ya en la parte delantera, además del interruptor de encendido perfectamente disimulado en el panel de control que cuenta además con 4 testigos luminosos, encontramos el otro puerto USB. Gracias a estas vías de conexión adicionales, podemos ampliar la capacidad de almacenamiento inicial de nuestro sistema NAS, aunque también podemos aprovechar la función de servidor de impresión de que dispone y, de esta forma, convertir una típica impresora con conexión USB en un recurso compartido de red sin mayores dificultades.
En lo referente a la administración, incorpora una interfaz web desde la cual poder definir, entre otras opciones, los parámetros relativos a la dirección IP del dispositivo, el nombre del grupo de trabajo o dominio de red, los valores de funcionamiento del servidor FTP que integra, así como la seguridad de acceso a la distintas carpetas compartidas mediante la creación de cuentas y grupos de usuarios. Aunque su organización y estructura es realmente buena permitiendo una fácil y rápida actuación sobre los distintos valores, la utilización del inglés como único idioma lastra su uso por parte de los usuarios domésticos. Asimismo, también hemos echado en falta la siempre interesante posibilidad de actualización del sistema que gobierna el dispositivo mediante la preceptiva operación de actualización del firmware. Extraña circunstancia que no suele ser pasar desapercibida para quienes pretenden tener en todo momento optimizado el rendimiento y funcionamiento de su dispositivo de almacenamiento.
Donde hemos encontrado mayores dificultades ha sido a la hora de acceder al interior del equipo. Inicialmente no es una operación que haya que realizarse obligatoriamente, pero si por algún motivo debemos sustituir nuestro disco duro interno, nos costará sudor y alguna que otra lágrima conseguir volver aponer todo en su sitio original.
Para cubrir el apartado de las copias de seguridad, el producto también viene acompañado con una sencilla, pero efectiva, aplicación Buffalo Easy Backup, con la que realizar y programar fácilmente sencillos trabajos de copia. Lamentablemente, tanto las herramientas de software como la amplia e ilustrativa documentación adjuntada por el fabricante están en ingles.
En resumidas cuentas, estamos ante una unidad para el almacenamiento externo de tipo NAS que está muy bien resuelta, tanto por sus notables prestaciones como por su elevada funcionalidad, que tiene en los profesionales su principal campo de aplicación. Realmente es una pena que tanto la documentación como las interfaces gráficas de las distintas aplicaciones y utilidades no estén en nuestro idioma.

Lo Mejor:
- Funcionalidades.
- Integración fuente alimentación.

Lo Peor:
- Sin actualización mediante firmware.
- Idioma.


Conceptronic Grab’n’GO Network Hard Disk
La propuesta Network Hard Disk no brilla precisamente por ofrecer una elegante y atractiva estética externa pero, en cambio, su diseño resulta muy práctico y efectivo para desarrollar eficientemente su labor como dispositivo de almacenamiento externo. En este sentido, su caja metálica de color negro presenta unas generosas dimensiones para albergar holgadamente una unidad de disco de 3,5 pulgadas fabricada por Samsung y la circuitería que rige el funcionamiento del dispositivo. Es de agradecer la presencia de un práctico interruptor para el cómodo encendido y apagado del dispositivo, así como de un pequeño ventilador destinado a la refrigeración interna de la unidad de disco. También se proporciona una estable base para poder colocar el dispositivo en posición vertical.
A diferencia de otros modelos, la solución de Conceptronic se limita a cubrir el expediente en lo que respecta al aparado de la conectividad. No obstante, además de la preceptiva vía conexión Ethernet bajo la modalidad 10/100 Mbps que utiliza el clásico conector RJ-45, se dispone un puerto USB 2.0 con el cual poder conectar nuestro dispositivo de almacenamiento de red directamente a un ordenador. De este modo, obtendremos una mayor flexibilidad de uso al posibilitar el acceso a la información tanto si estamos conectados a la red de trabajo como bajo cualquier otra circunstancia en la que haya que realizar un uso personal y local de la unidad. Salvo esta interesante y práctica particularidad, no contamos con otros puertos de conexión adicionales que nos permitan incorporar otros periféricos con los que, entre otras opciones, aumentar la capacidad de almacenamiento.
Para el obligado almacenamiento de los datos, se ha recurrido a la utilización de una unidad de disco fabricada por Samsung de 250 GB de capacidad, 7.200 rpm.y 8 MB de memoria caché. No obstante, Conceptronic dispone de varios modelos con distintas capacidades que pueden llegar a alcanzar los 500 GB.
Una vez en configurado e integrado en nuestra red de pruebas, evidenciamos un silencioso funcionamiento y también pudimos comprobar una temperatura de funcionamiento bastante moderada. A la hora de su explotación, hay poco reparos que objetar dado que su buena integración en la plataforma de red de Windows facilita en gran medida el acceso a sus contenidos. No obstante, la utilización del protocolo SMB (Server Message Block) en las funciones de servidor de archivos impide una efectiva y sencilla gestión de claves de usuario para el acceso a las diferentes carpetas. De igual modo, como servidor de archivos a través de Internet (FTP) tampoco se muestra mucho más efectivo, dado que tan sólo permite a configuración de 5 usuarios. En cualquier caso, la presencia

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información