| Artículos | 01 SEP 2004

Defectos comunes en instalaciones Wi-Fi

Tags: Histórico
Enrique Cimadevilla.
Éste es el decimoprimer y último artículo del curso de formación sobre redes Wi-Fi elaborado para Dealer World por Wireless Mundi. Durante la serie se han abordado tanto los aspectos más tecnológicos como la forma de realizar las instalaciones de proyectos con redes inalámbricas. Pero consideramos que este panorama no quedaría completo sin proporcionar una visión de los graves errores que se suelen cometer a la hora de diseñar y ejecutar un proyecto de redes inalámbricas.

Son tan frecuentes y de tal magnitud que exponiéndolos claramente quizá se consiga el objetivo de concienciar sobre la necesidad de adoptar posturas más profesionales que los reduzcan y alteren esa opinión entre los responsables de Tecnologías de la Información de que estas redes no están maduras y son problemáticas.

Introducción
Cada vez que nos conectamos a una red Wi-Fi nuestro equipo realiza una exploración de las redes existentes en los alrededores, proporcionándonos información básica. Además del nombre de las celdas presentes (SSID), en la mayor parte de los casos también se nos muestra información de la potencia y calidad de la señal, si están securizadas y el canal de frecuencia empleado. Algunas aplicaciones como NetStumbler van un poco más allá, presentándonos información algo más completa de lo que nos rodea. Y si poseemos algunos conocimientos básicos de esta tecnología, podemos obtener conclusiones bastante interesantes.
Desafortunadamente, dichas conclusiones no suelen ser muy positivas: en la gran mayoría de las instalaciones se observan graves defectos de diseño o implantación, que acaban por afectar de forma más o menos relevante a la conectividad obtenida o a la seguridad de las transmisiones. Y de estos hechos se derivan la desconfianza y mala prensa que reside entre los profesionales del sector, y que genéricamente puede considerarse como el factor que frena el despliegue de las redes Wi-Fi en la empresa.
Con el fin de concienciar al técnico que acometa una instalación, se expondrán a continuación los defectos más importantes que suelen cometerse. En un primer lugar, se analizarán desde el punto de vista de las diferentes áreas tecnológicas, para luego incidir según el tipo de proyecto a ejecutar.

Análisis por área tecnológica
Se expone a continuación la problemática de instalación de redes inalámbricas de acuerdo a las diferentes áreas del conocimiento.

Estándar de operación
Recordando lo expuesto en el primer artículo de la serie (“Introducción a la tecnología wireless Ethernet”), existen diversos estándares posibles a la hora de realizar una red Wi-Fi:

Soluciones propietarias
Aprovechan las bandas de libre uso para proponer una tecnología no compatible con los principales estándares de redes inalámbricas. Su implantación no supone un error: el principal problema es no evaluar adecuadamente el sacrificio de la no compatibilidad y, en algunos casos, el importante sobrecoste de los equipos, especialmente los de cliente.

802.11b
Puede considerarse ya como una tecnología obsoleta. Pese a ello, todavía se realizan nuevas instalaciones con dicho estándar, movidos muchas veces por parámetros como el inferior coste de estos equipos. Los problemas posteriores son numerosos: reposición de piezas complicada por finalización de la producción, equipos de funcionalidad reducida por la obsolescencia de los chipsets, menor ancho de banda, prestaciones y seguridad.

802.11g.
Es el estándar de mayor vigencia y que ocupa la banda de los 2,4 Ghz, al igual que 11b. De ahí derivan sus mayores problemas: es una banda muy utilizada, tanto por la abundancia de equipos como por la coexistencia con otras tecnologías, por lo que las probabilidades de interferencias son elevadas.

802.11a
Emplea las tres bandas de 5 Ghz para su operación. Tal como está definido no puede emplearse en Europa (la justificación detallada aparece en el quinto artículo, “Planificación de frecuencias”), siendo necesaria una importante adaptación de los equipos al entorno regulatorio local. Por el momento no existen apenas equipos para el correcto uso, pero pese a ello muchos instaladores adquieren equipos bajo el estándar original, sin las adaptaciones regulatorias. Un error especialmente grave sería el emplear un canal en la banda superior, en la que el estándar americano y el europeo no coinciden en frecuencias. También es común observar instalaciones de exteriores realizadas con la banda inferior y media, sólo válidas para interiores.

Planificación de frecuencias
Errores generales
Uno de los más graves es el de no realizar un escaneo preliminar, por lo que al acometer la planificación de frecuencias es muy probable seleccionar canales que se interfieren parcial o totalmente con otros existentes en las proximidades. Pero el más importante y frecuente es el de no realizar pruebas previas de cobertura (ver el artículo 8, “Metodología de implantación de redes Wi-Fi”), con lo que se desconoce el alcance real de las radiaciones. En la práctica, celdas alejadas de la misma red con idénticos canales o muy próximos acaban por interferirse sustancialmente y la red funciona de forma degradada (pérdida de paquetes, múltiples colisiones en el acceso al medio). La mala conjunción de la planificación con una inadecuada selección de antenas agrava los problemas anteriores.

Banda de los 2,4 Ghz
Compartida por 11b y g, es una de las bandas más pobladas. Y paradójicamente no en todos los canales: los canales 1, 6, 11 y 13 son omnipresentes en la mayor parte de las instalaciones. Representan los canales de los extremos y el medio, los cuales aparecen preprogramados por defecto en la mayoría de equipos y que el instalador no se molesta en cambiar. En otros casos la selección de canales se lleva a cabo al azar o seleccionando adyacentes, los cuales poseen un fuerte solapamiento entre sí.

Bandas de los 5 Ghz
Están siendo utilizados en estas bandas equipos 802.11a americanos que no se acogen a los requisitos regulatorios europeos.

Diseño con antenas
Potencia de emisión (PIRE)
El emplear un valor que supera el límite fijado por el regulador (y por lo común muy por encima), con conocimiento de causa o por ignorancia de cómo realizar dicho cálculo, es el error más frecuente y grave (ver artículo 6, “Diseño práctico con antenas”).

Deficiente selección de antenas
No se tiene en cuenta si son de interiores o exteriores. También se ignora el ángulo de cobertura, tanto horizontal como vertical. En ocasiones se emplean antenas diseñadas para la banda de los 2,4 Ghz en las de 5 Ghz, donde las características cambian notablemente (ver artículo 7, “Conceptos básicos sobre antenas”).

Alineación
Una inadecuada alineación deriva en una fuerte pérdida de señal. Si las antenas son altamente directivas y están separadas por largas distancias, la alineación es compleja. También se suele descuidar la polarización, con extremos con diferencias en este parámetro que también afectan al nivel de señal recibido.

Cableado
En ocasiones se emplean cables coaxiales convencionales y de escasa calidad para el transporte de la señal, lo que genera unas p&

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información