| Artículos | 15 MAR 1999

Correo electrónico gratuito: comunicación directa, rápida y sin coste

Tags: Histórico
Tantas direcciones como uno quiera y para el tiempo que se quiera
Bueno, bonito y barato. Ése el espíritu con el que nacen y, cada vez más, proliferan las direcciones de correo electrónico gratuito. Cuanto más se desarrolla Internet, cuanta más gente va conociendo este mundo y cuantas más usuarios deciden conectarse a la Red, más empresas empiezan a ofrecer este tipo de servicio. El objetivo último no es otro que hacer de Internet un verdadero medio democratizador y que cualquier ciudadano, independientemente de que tenga o no Internet o PC en su casa, pueda acceder a un sistema de comunicación rápido y sencillo. Y, además, gratis. El sistema es bastante sencillo. El usuario tan sólo tiene que acceder a la página Web de aquella empresa que ofrezca este tipo de servicio y darse de alta en el mismo. A partir de entonces, el usuario podrá mandar y recibir, incluso archivos vinculados, sin que tenga, por ello, que pagar por cada cuenta. Unas cuentas de correo electrónico vitalicias o hasta que el usuario decida que pasen a mejor vida. En términos generales, todas las compañías que se dedican a ofrecer cuentas de correo gratuitas solicitan al usuario que facilite los mismo datos: el nombre que quiera poner en su cuenta y una contraseña que le servirá para acceder a la misma. Ésas son las dos premisas más importantes. Luego, y en función de la filosofía de cada organización, se solicitarán otro tipo de datos sociológicos: edad, sexo, actividad que se desempeña, lugar de residencia... Sin embargo, casi todas las compañías quieren destacar que ninguno de estos datos va a ser utilizado con fines comerciales o se va a facilitar a otras empresas, con el objetivo de asegurar la intimidad de los usuarios. Pero, como más vale prevenir que curar, algo indispensable a la hora de darse de alta en uno de estos servicios es leer detenidamente las condiciones generales de uso o contrato que se especifican antes de dar el visto bueno y que, en muchos casos, son obviadas. En el momento en el que se cuenta con una dirección de correo electrónico gratuito, el usuario podrá hacer uso de él cómo, dónde y cuándo quiera. Eso sí, dado que todas tienen una capacidad limitada, se recomienda tener en cuenta una serie de normas, como revisar el correo periódicamente, ir eliminando los mensajes, cambiar de contraseña tras un periodo de tiempo con el fin de asegurar la privacidad, etc. Cuando surgen los problemas No sería la primera vez que a un usuario se le olvida la contraseña (o pasword) que debe introducir para acceder a su cuenta o, porqué no, el nombre de usuario con el que se ha registrado. En este sentido, todas las compañías suelen ofrecer un sistema de ayuda que permitirá recordar o acceder a esa clave olvidada. Sin embargo, a veces puede resultar más difícil el remedio que la enfermedad, ya que, algunos sistemas preguntan al usuario una palabra o frase que, en el momento de darse de alta, el usuario insertó para cuando ocurrieran ?errores? de este calibre. Pero si uno no es capaz de recordar una contraseña, ¿podrá fácilmente acordarse de esta segunda que, a veces, incluso es más larga o compleja? Otras compañías también ofrecen la posibilidad de denunciar casos de correos bomba o ?spaming?, consistentes en el envío masivo de mensajes que hacen que la capacidad del servidor se colapse y, por tanto, se sature este servicio. Una práctica que, por otra parte, está ?prohibida? por las norma éticas de la comunidad internauta. Asimismo, otras posibilidades abarcan también la denuncia del envío de mensajes no solicitados por personas que no se conocen. Servicios añadidos En términos generales, la interfaz y los servicios de todas estas empresas es bastante similar. Se tiene una bandeja de entrada, otra de elementos enviados, otra de elementos eliminados o papelera y una libreta de direcciones. Pero, además, otras compañías también ofertan otras posibilidades, como calendarios, agendas, horóscopos y una multitud de posibilidades que, de igual forma, se van abriendo cada vez más y en función del desarrollo de Internet y del correo electrónico. Y, si así lo desea el cliente, también puede registrarse en la base de datos de su proveedor de cuenta para que otros ?colegas? tengan acceso a su dirección de correo electrónico y, de esta forma, intercambiar mensajes. Quizá uno de los valores diferenciales más curiosos es el que proporciona MixMail, quien ofrece al usuario la posibilidad de registrar su cuenta con 16 terminaciones de otras tantas actividades diferentes (como periodistas, estudiantes, informáticos, etc.). Público objetivo Precisamente para hacer de Internet un medio democratizador, todos estos servicios se dirigen a cualquier tipo de usuario, independientemente de su actividad profesional o de sus conocimientos sobre este mundo. Pretende ser útil para todos los usuarios de Internet, desde un usuario doméstico, ya sean jóvenes o adultos, hasta usuarios profesionales, etc. Es una de las herramientas más eficaces de comunicación de los último años, porque es rápida, barata y eficaz, en cuanto a que no es necesario que la persona esté en ese mismo momento al otro lado del teléfono, por ejemplo, para trasmitirle un mensaje. Es más barato que el fax tradicional porque siempre es el coste de una llamada local y permite enviar además de mensajes, documentos de texto, fotografías e incluso audio o vídeo. Además, es un identificador internacional, es como nuestro número de identificación personal pero que vale para todo el mundo. Por todos estos motivos, se dirigen a todos los ciudadanos. Recomendándose desde el estudiante que no tenga acceso a una conexión a Internet permanente, pero que quiera disfrutar de este nuevo sistema de comunicación, como para el profesional que dispone de una cuenta para llevar a cabo su trabajo pero que quiera tener una cuenta personal, bien para enviar mensajes no estrictamente laborales o para que los administradores de su servidor puedan tener acceso a determinados mensajes confidenciales. Beneficios que obtiene el proveedor Sin duda, publicidad. Cuantos más usuarios estén dados de alta en su sistema de servicio de correo electrónico gratuito, más veces acudirán a su página Web y, por tanto, más ingresos obtendrán por publicidad directa de aquellas empresas que colocan sus banners. Pero, además, y dada la popularización del correo electrónico y de los mensajes cadena (en los que se solicita, bien por causa ?humanitaria?, bien por cuestión de la ?fortuna? que el remitente y destinatario puedan obtener) más gente podrá comprobar que su empresa ofrece esta cuenta de correo electrónica gratuita. Y, por supuesto, el indudable efecto de la publicidad boca a boca que, en muchos casos, suele ser la más efectiva y directa. Tan apetitosa resulta esta tarta que hasta Microsoft decidió comprar a una de las empresas más tradicionales en la oferta de este servicio: Hotmail. Además, y dada la cada vez mayor presencia del mundo hispanohablante en la Red, muchas empresas internacionales van a comenzar, en breve a ofrecer estos servicios en español, como Yahoo. DIRECCIONES DE INTERÉS --------------------------------- www.hotmail.com www.netscape.com www.yahoo.com www.mixmail.com www.ole.es www.youpy.com

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información