| Artículos | 15 JUL 2001

Compaq licencia a Intel su arquitectura Alpha para el futuro desarrollo de Itanium

Tags: Histórico
Mientras intenta potenciar Pentium 4 en las empresas y lanza Tualatin
Arantxa Herranz.
Intel sigue dando importantes pasos para asentar su negocio en el mundo empresarial. Además de anunciar procesadores Pentium 4 más rápidos (se espera que estos chips alcancen los 2 GHz antes de que acabe el tercer trimestre), la compañía está poniendo gran parte de sus esfuerzos, especialmente de marketing, en hacer ver a las empresas los beneficios que pueden obtener si incorporan PC dotados con la cuarta generación de su buque insignia. Pero quizá donde Intel está concentrando más energías es en la gama más alta, en los servidores que están basados en arquitectura de 64 bits y en los que Unix es uno de los sistemas operativos más empleados. Después de recabar el apoyo de HP en el desarrollo de Itanium, Intel ha conseguido ahora hacerse con el equipo de desarrollo de Alpha, gracias al acuerdo suscrito con Compaq.

En el año 2004, todos los servidores de 64 bits de Compaq estarán dotados con los procesadores Itanium de Intel, quien se beneficiará de la tecnología, compiladores y herramientas de desarrollo Alpha de Compaq en la construcción de las próximas generaciones de Itanium. Este acuerdo, en palabras de Santiago Cortés, director general de Compaq en España, permite que ambas compañías colaboren en el desarrollo futuro del estándar de misión crítica.
Como parte de este acuerdo, que no es exclusivo y que estará vigente durante varios años, Compaq dejará de diseñar y construir los nuevos procesadores Alpha dentro de dos años. “Creemos que la arquitectura de Intel es la mejor opción para el mundo empresarial”, ha asegurado Michael Capellas, presidente y CEO de Compaq.
De esta forma, si hasta ahora Compaq ofrecía sus servidores con procesadores Intel, Alpha y MIPS, a partir de este acuerdo el fabricante de hardware unificará todas sus líneas en procesadores de 64 bits de Intel. Esto conlleva, según Santiago Cortés, que los calendarios de desarrollo de Alpha, por parte de Compaq, e Itanium, por parte de Intel, convergerán en el tiempo, asegurando, al mismo tiempo, “la potencia y continuidad de los sistemas Alpha y de los sistemas operativos de grandes sistemas de Compaq”.
Para Intel, el beneficio parece estar muy claro: incrementar su posición en el mercado de gama alta de servidores, especialmente de sistemas Unix, tradicionalmente dominado por competidores como Sun Microsystems e IBM. Mientras, Compaq seguirá teniendo la propiedad intelectual de la arquitectura Alpha y desarrollará, conjuntamente a Intel, “el estándar futuro de los sistemas de misión crítica”.
Cabe señalar que los máximos responsables de las compañías implicadas en el acuerdo, Michael Capellas y Craig Barret, han asegurado que la alianza beneficiará a los clientes en incremento de productividad y reducción de precios.
Así, y después de siete años de trabajo conjunto con Hewlett-Packard, y cuando empiezan a proliferar los anuncios de sistemas basados en Itanium, Intel ha conseguido contar con el apoyo de Compaq en el futuro desarrollo de las próximas versiones de Itanium, su primer procesador de 64 bits.

Intel defiende la incorporación de Pentium 4 a los PC de las empresas
Sin embargo, éste no es el único esfuerzo de Intel en el terreno empresarial. Así, y aunque hasta ahora la compañía ha orientado su Pentium 4 a los usuarios domésticos, Intel se ha puesto como objetivo el intentar convencer a las empresas de los beneficios que este procesador les puede suponer, sobre todo en combinación con Windows XP. Una campaña de marketing ya iniciada y con la que pretende convencer a los usuarios corporativos de los incrementos en el rendimiento que pueden obtener si emplean ordenadores con Pentium 4. Cabe recordar que, desde que salió este procesador al mercado en noviembre del pasado año, el fabricante ha puesto más esfuerzos en el mercado doméstico, por lo que también han sido constantes las rebajas de precio con el reto de que aquellos PC que rondarán los 1.000 y 1.500 dólares de precio estuvieran equipados con este chip.
Sin embargo, y con la próxima disponibilidad de Windows XP y la posibilidad de vender de manera conjunta el sistema operativo y el procesador, y dado también que el ciclo de actualización de ordenadores en las empresas (calculado en tres años) concluirá a principios del año próximo, Intel ha decidido poner toda la carne en el asador en el mercado corporativo. Por ello, algunas fuentes oficiales del fabricante han reconocido que Intel va a centrar gran parte de sus esfuerzos en hacer de Pentium 4 un procesador para usuarios empresariales.
Sin embargo, los analistas del mercado no creen que el objetivo de Intel vaya a ser fácil de conseguir, puesto que las empresas se han vuelto más conservadoras y ya no quieren estar siempre a la última. A esto habría que añadir el hecho de que, según la consultora británica Butler Group, la irrupción de Pentium 4 en el mercado ha sido “preocupantemente” más lenta de lo previsto por Intel, ya que los administradores de sistemas aún se plantean cuáles son las mejoras que Pentium 4 puede suponer en comparación con Pentium III.

Pentium 4 ya alcanza los 1,8 GHz
Y para conseguir este reto de animar a las empresas a incorporar este procesador para los PC de sobremesa, Intel continúa aumentando su velocidad y rebajando constantemente el precio de estas unidades. Así, y tal y como se tenía previsto, la compañía ha introducido en el mercado dos nuevas versiones de Pentium 4 a 1,6 y 1,8 GHz. Un anuncio que viene acompañado, como casi siempre, con el respaldo de grandes nombres del sector PC, quienes han anunciado que ya disponen de ordenadores con estos chips.
Pero si antes comentábamos que los administradores de sistemas y los empleados de las empresas se preguntan en muchas ocasiones cuáles son los beneficios que, en comparación con Pentium III, aporta la cuarta generación de este chip, el fabricante parece tenerlo muy claro. Intel considera que por cada 100 MHz de incremento en la velocidad de los procesadores los usuarios obtienen entre un 3 y un 7 por ciento de mejora en los rendimientos del sistema. Sin embargo, y según las pruebas realizadas por el laboratorio de la edición norteamericana de la revista PC World, los ordenadores con Athlon a 1,33 GHz siguen ofreciendo más potencia que aquellos que poseen Pentium 4 a 1,7 GHz en muchas medidas, aunque los PC con procesadores Intel obtienen mejores resultados en las pruebas relativas a la codificación de vídeo.
Por su parte, Shane Rau, analista de IDC, no considera que el nuevo procesador vaya a tener un impacto significativo en el mercado ni que vaya a suponer un estímulo a la demanda de PC. Por eso, cree que es mejor esperar a finales de año cuando haga su irrupción en el mercado la próxima generación de Pentium 4, que estará construida bajo tecnología de 0,13 micras. Sin embargo, antes de esto, el Pentium 4 a 2 GHz estará también en el mercado. Además, cabe señalar que Pentium 4 no será el primer procesador de Intel construido con esta nueva arquitectura que permite mejorar el rendimiento de los chips, puesto que Tualatin ya está en manos de los OEM.
Cabe señalar, asimismo, que cuando Pentium 4 apareció en el mercado, Intel tenía la confianza de que, durante todo este año, se vendieran 20 millones de unidades. A estas alturas, y según Mercury Research, tan sólo se han vendi

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información