| Artículos | 15 OCT 2002

Cámaras de vídeo digital: La oferta del mercado

Tags: Histórico
Ramón A. Fernández.
Con resoluciones que superan el megapixel, avanzadas funcionalidades y opciones multimedia, así como una extensa gama de posibilidades de conexión, las más modernas videocámaras digitales con formato MiniDV son todo un prodigio de ingeniería electrónica puestas a la entera disposición del usuario doméstico. Ante tal despliegue de prestaciones y características de primer orden, el distribuidor tiene ante sí una difícil papeleta a la hora de aconsejar el modelo que mejor se ajuste a las particulares necesidades de cada cliente. Bienvenido a un nuevo mundo sin límites.


Canon MV550i
La nueva y diversificada gama MV500, compuesta por cuatros modelo de elevadas prestaciones, proporciona al consumidor la posibilidad de seleccionar la videocámara que mejor se adapte a sus necesidades, al ofrecer diversos niveles de funcionalidad y precio. De entre todos los modelos, el MV550i es el más avanzado y, consecuentemente, el que mayores prestaciones ofrece de esta nueva serie de videocámaras digitales.
Entrando en materia, la nueva MV550i es una videocámara con un diseño externo mucho más similar a la concepción tradicional ofrecida por las videocámaras analógicas, con lo que resulta algo voluminoso en relación con otros modelos de la presente comparativa. Pero, a pesar de lo que pudiera pensarse en un principio, esta cuestión no supone ningún inconveniente añadido, ya que su ergonomía está bastante equilibrada y se adapta bastante bien a la mano del usuario. Asimismo, su mayor volumen y superficie exterior posibilitan la adecuada distribución y tamaño de los mandos y botones de control, adaptándose de forma natural a la mano y, con ello, aumentar la comodidad en el manejo de la videocámara. En este mismo sentido, el mayor espacio es aprovechado adecuadamente con la integración de la pantalla LCD en el cuerpo de la cámara, la inclusión de un visor articulado y la presencia de una ranura para el alojamiento de tarjetas SD/MMC.
Entre los muchos detalles de calidad que podemos encontrar en esta videocámara, y en relación a la disposición y funcionalidad de los controles, llama la atención la presencia de cuatros botones de generosas dimensiones que permiten el acceso a varias de las funciones que se utilizan con mayor frecuencia. Además, para hacer todavía más fácil e intuitivo su manejo, estos botones pueden iluminarse con llamativos colores. Independientemente de esta singularidad, el resto de botones y mandos de control ofrecen un tacto y accesibilidad realmente notable impropio de esta clase de dispositivo, aspecto que agradecerán los usuarios.
La amplia experiencia de este fabricante en el mundo de la fotografía tradicional tiene un fiel reflejo en las sobresalientes prestaciones de la óptica que incorpora este modelo. En concreto, el objetivo presenta una abertura de F1,6, que proporciona mayor luminosidad, y una distancia focal que puede variar de 2,8 a 61,6 mm., permitiendo unas enormes capacidades del zoom óptico, que llegan hasta los 22 aumentos.
Otros parámetros que dan buena muestra de las elevadas prestaciones de esta videocámara son la utilización de un diminuto sensor CCD de 1/6 pulgadas con una resolución de píxeles 540.000, una pantalla LCD de 2,5 pulgadas y un visor a color regulable. Aunque, tanto el tamaño como la resolución del sensor CCD, pueden indicar una menor calidad final de las imágenes capturadas, el resultado final, gracias al sobresaliente comportamiento de la óptica, se sitúa en la media del resto de modelos analizados.
En cuanto a las posibilidades de la electrónica, entre las funciones más interesantes cabe destacar la de visión nocturna, la grabación en formato panorámico (16:9), o la posibilidad de aplicar numerosos efectos digitales. Aunque su función más apreciada reside en los modos de grabación extendida. A este respecto, cuando no se precisa la máxima calidad en la grabación de las secuencias de vídeo en beneficio de aumentar la duración de la cinta, el modelo de Canon es el único que ofrece un sistema especial, con cuatro modos diferentes de grabación, para extender la capacidad de almacenamiento mediante la utilización de una técnica exclusiva de compresión. Bajo este modo de funcionamiento (ESP y ELP), en una cinta miniDV de 80 minutos se puede almacenar hasta un máximo 4 horas de grabación de vídeo, 3 veces más que en el modo normal y sin apenas pérdida de calidad.
Por otro lado, si tenemos que hacer referencia al Talón de Aquiles de esta videocámara, éste se encuentra en las capacidades como cámara fotográfica digital. En este sentido, en modo fotográfico soporta una resolución máxima y única de captura de imágenes de 768 x 576 píxeles y dos tipos de calidad. Ante tales prestaciones, su calidad final queda notoriamente por debajo de la media ofrecida por otros modelos. Además, la carencia de poder grabar pequeñas secuencias de vídeo en la tarjeta y la falta de un sistema de flash integrado, empeoran notablemente esta importante funcionalidad.
Al igual que los modelos más competitivos, la MV550i cuenta con un puerto DV (Firewire) bidireccional, otro para las señales de vídeo analógico (conector S-Vídeo) también bidireccional, y el práctico puerto USB para la transferencia de las imágenes al ordenador personal.
A diferencia de sus competidores, la M550i es una de las pocas videocámaras digitales que incorpora una batería de serie con la que obtener una autonomía de grabación superior a las dos horas, circunstancia que siempre es bien recibida por parte de los usuarios.
En cuanto a la documentación, Canon es uno de los pocos fabricantes que, además de proporcionar una detallada guía de usuario sobre la operatividad de la videocámara, también incluye un par de manuales en los cuales se describen la utilización de las aplicaciones de software adjuntadas con este modelo. A este respecto, los programas ofrecidos por Canon, sin ser nada de otro mundo, resuelven adecuadamente las necesidades más elementales en el tratamiento de fotografías y edición de vídeo digital.
Como inmejorable punto final a este producto, y con el fin de aumentar la conectividad con los equipos informáticos, Canon ha incluido acertadamente un kit de conexión al ordenador de sobremesa compuesto por una tarjeta adaptadora IEEE 1394 (Firewire) y la aplicación VideoWorks de Presto! para poder llevar a cabo las tareas de edición de vídeo.
Se trata, por tanto, de una buena videocámara que, además de presentar un buen comportamiento general, incluye casi todas las funcionalidades exigibles a los modelos más competitivos, sin que el precio final del dispositivo sea demasiado elevado para el bolsillo de los sufridos usuarios domésticos.

Lo Mejor: Zoom óptico y autonomía
Modos de grabación ESP y ELP
Lo Peor: Ausencia de flash integrado


JVC GR-DV3000
Qué duda cabe de que el producto ofrecido por JVC presenta una excelente calidad de imagen gracias a su sensor CCD con 1,33 megapíxeles de resolución y 1/3,6 pulgadas de tamaño, así como a su estupenda óptica esférica con abertura máxima de lente de F1.2 y zoom de 10 aumentos ópticos. Además, como buena muestra de sus elevadas prestaciones, la GR-DV3000 es una de las pocas videocámaras capaces de ofrecer una resolución de vídeo de 540 líneas horizontales. A

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información