| Artículos | 15 OCT 2002

Cámaras de vídeo digital: Imágenes para recordar toda la vida con gran calidad

Tags: Histórico
Arantxa Herranz.
Quizá una imagen valga más que mil palabras. Por eso, si unimos la sucesión de imágenes necesaria para que se transformen en movimiento con la calidad digital, tenemos en las cámaras de vídeo digital un mercado incipiente y con grandes perspectivas de futuro, sobre todo porque los programas de software también nos permitirán editar nuestras grabaciones con más o menos destreza pero con un acabado original y casi profesional. Por todo ello, y aunque estos dispositivos también son aptos para todo tipo de usuarios, quizá sean los domésticos los más proclives a adentrarse en este mundillo que tantos beneficios asociados puede generar para el canal.

Son muchos los ciudadanos que poseen una cámara de vídeo con la que guardan las imágenes de acontecimientos importantes en su vida, como su boda o el nacimiento de un hijo, o simplemente filman los monumentos y ciudades que recorren en vacaciones. Por eso, y teniendo en cuenta que las posibilidades digitales son mucho más amplias y variadas que las analógicas, podemos esperar una explosión del mercado de videocámaras digitales que, además, motive también la compra de otros productos relacionados, como tarjetas de memoria, software o almacenamiento.

Previsiones de mercado
De hecho, Enrique Robledo, responsable de producto de Panasonic, considera que el mercado que nos ocupa ha experimentado durante el pasado año “un cambio radical”. Tal y como señalábamos anteriormente, se está produciendo una “migración” de lo analógico a la venta de producto digital, especialmente el “formato Mini-DV, que agrupa actualmente alrededor del 65 por ciento de la venta con ratios de crecimiento en torno 160-180 por ciento. Con todo, y compensando la caída del segmento analógico, el mercado en la actualidad está creciendo entre el 110 y el 120 por ciento en España y más moderadamente en otros países europeos”.
Por eso, y a tenor de estos datos, Robledo señala que estos crecimientos “han superado incluso las expectativas más optimistas” y vienen provocados por “la necesidad de expansión de negocio de algunos canales (especialmente el de hipermercados y cadenas) que ha favorecido y forzado la venta de esta línea de producto, así como la renovación en muchos casos de parte del parque analógico de los consumidores por obsolescencia”.
Mientras, Edgar Jordà, jefe del área de audio de Samsung, asegura que, al menos su compañía, espera obtener en los próximos años “crecimientos en torno al 20 por ciento debido a que cada vez tenemos un producto que se ajusta más a las características del mercado a unos precios más competitivos”.
Y, al igual que Robledo, Jordà también señala como uno de los factores “que sin duda puede acabar de impulsar el mercado” es la convergencia digital. “Además, la bajada de precios que se ha producido durante el último año hace que sean más los usuarios que adquieran videocámaras digitales”, manifiesta este responsable, quien también alude como “uno de los aspectos clave en el desarrollo de las videocámaras digitales es el uso de las tarjetas de memoria (Smart Media, MemoryStic, Compact Flash,...). La falta de un estándar hace que el consumidor final no se decida por una apuesta clara hacia la memoria, pues entiende las ventajas de ésta pero no está dispuesto a cambiar de equipo al cabo de poco tiempo debido a que el estándar de mercado es distinto al que se compró en su día”. Pero es “esta falta de estándar lo que frena o retarda la venta de modelos sin tarjeta de memoria, ya que el usuario cada vez más se decanta en modelos de alta gama con mayores prestaciones por el mismo precio”.
Mientras, el responsable de Panasonic considera que la tendencia más latente para los próximos años es que la venta “se concentrará en el estándar digital Mini-DV, en el que desde Panasonic estamos apostando fuertemente obteniendo los mayores índices de crecimiento, estabilizándose en torno a crecimientos muy bajos, pues es un mercado en vías de saturación, aunque dada la extrema sensibilidad de este producto a la situación económica, una crisis imprevista o un boom económico pueden afectar de manera muy especial”.

El amplio mercado residencial
Quizá por todo lo señalado anteriormente, es el mercado doméstico el público objetivo de este tipo de soluciones. Así al menos lo refrenda el responsable de Samsung al señalar que sus videocámaras “están dirigidas a un público domestico que desea hacer unas grabaciones con calidad profesional”, aunque por sus características y por sus “enormes posibilidades de retoque que ofrecen hacen que estas cámaras puedan ser utilizadas por un público profesional. De hecho, ya es elevado el número de cortos que se han realizado con videocámaras Sam sung”.
Igualmente, el responsable de Panasonic declaraba que cuando hablamos de videocámaras “nos estamos refiriendo a un consumo mayoritariamente doméstico, con un público objetivo que se centra sobretodo en parejas jóvenes, por el factor “hijos pequeños” que tiene mucho que ver con la necesidad de realizar grabaciones, aunque el hecho de realizar viajes de ocio es otro factor a considerar”. Pero, al igual que Jordà, Robledo considera que existe “un pequeño segmento de profesionales del campo audiovisual, en especial aquellos dedicados al reportaje social, para los que existen productos específicos del mercado doméstico que ofrecen productos cuya calidad y prestaciones se aproximan a los equipos industriales”.

La venta por el canal
Teniendo en cuenta que estamos hablando del mercado doméstico, que suele tener en general menos conocimientos que los profesionales, y que nos adentramos en un nuevo mercado con un amplio abanico de posibilidades, hemos querido conocer también cuál ha de ser la función que desempeñen los miembros del canal de distribución que trabajen con cámaras de vídeo digital.
En consideración del responsable de Samsung, la ventaja de trabajar con el canal en estos productos “es clara y la hemos mencionado anteriormente: la convergencia digital. Cada vez es mayor la compatibilidad entre los distintos electrodomésticos y los ordenadores que, a su vez, podrán ser controlados a través de un servidor único. Así pues este hecho mejora mucho la comunicación entre todos ellos. Es lógico que se puedan adquirir todos en la misma tienda”. Por eso, Jordà entiende que, “de la misma forma que muchas cadenas especializadas del canal tradicional de consumo han empezado a ofrecer ordenadores dentro de su lineal de productos, veremos como cada vez más distribuidores de informática van a ofrecer equipos de electrónica de consumo (véase el caso de las videocámaras o el Home Cinema) dentro de su lineal de productos”, entre otras cosas porque es “la evolución lógica para un mercado que cambia rápidamente”.
Algo que también se debe, según Panasonic, a que estamos en un mercado “en vías de estabilización la apertura de nuevos canales de distribución donde se puede conseguir, como está pasando en la actualidad con el canal de hipermercados o cadenas, que se alargue el ciclo de crecimiento”. En opinión de Robl

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información