| Artículos | 01 ENE 2004

Buenos propósitos

Tags: Histórico
Con el número de Dealer World que tiene en las manos se inicia un nuevo año. Por delante, doce meses y muchos buenos propósitos que todos nos hacemos cuando se inicia un nuevo año. De este año no pasa, nos decimos todos estos días. Dejar de fumar, empezar esas clases que siempre hemos querido recibir, o ir al gimnasio, son algunas de las promesas personales que nos hacemos todos estos días. Pero no son las únicas. También nos hacemos una serie de propósitos profesionales que parece que, por fin, este año, van a dar los frutos deseados por todos nosotros.
Atras quedan meses de dudas, resultados no tan buenos como los que todos deseamos, y mucho trabajo que, por fin, parece que va a tener recompensa. Las consultoras auguran una recuperación, lenta, pero constante, y llega el momento de recoger los frutos sembrados en estos meses difíciles. Las previsiones para el año 2004 son buenas, por lo que todos esperamos que los beneficios vuelvan a las cuentas de resultados de todos los integrantes del mercado.
Pero, lejos de lanzar las campanas al vuelo, es necesario aprovechar la parte positiva de esta tendencia, y seguir afianzando los cimientos de nuestro negocio en los próximos años. Las empresas volverán a realizar a lo largo de este año las inversiones necesarias para adecuar su parque informático a los requisitos actuales, después de pasar varios años parchando las inversiones realizadas con el cambio de siglo, y nosotros tendremos que estar preparados no sólo para atender estas demandas, sino para sentar las bases de una relación adecuada, duradera y próspera con los clientes, ya sean nuevos o los de toda la vida.
Servicio, asesoramiento, formación, certificación, profesionalidad... son algunas de las claves para que esta relación sea duradera.
Pero, además, es necesario adaptarse a los tiempos que corren y estar al tanto de las nuevas tecnologías y segmentos que, día a día, siguen acaparando la atención del mercado y que, durante los próximos meses, ayudarán a tirar del carro del mundo informático.
Por todo ello, no nos queda desde esta tribuna sino recordarnos a todos que los propósitos de principio de año son para mantenerlos, y que, por fin, vamos a vivir un año que, al menos de momento, nos invita al optimismo.
Aprovechémonos de la que se nos viene encima, que, en este caso, es muy positiva.
Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios