| Artículos | 01 NOV 2003

Barebones: un armazón para todo tipo de usuarios

Tags: Histórico
Arantxa Herranz.
Como venimos observando en los últimos trimestres, el mercado de PC parece que se va animando poco a poco. Los datos de las diferentes consultoras así lo ponen de manifiesto. En las cifras de estas firmas se suele incluir que en torno al 50 por ciento de las unidades vendidas se corresponden con marca blanca. Y los ensambladores necesitan un barebone para configurar sus equipos. Veamos, pues, lo que nos depara este mercado, que no escapa a la moda que impone configuraciones más reducidas en tamaño y más amplias en cuanto al concepto multimedia.

Un barebone no es sólo el esqueleto y revestimiento de todo PC que se precie, sino que es el punto de partida para la mayoría de los ensambladores que, en esta época especialmente, no dan abasto para satisfacer la demanda de PC del mercado.
Pero, ¿qué elementos son los que debe tener todo barebone que se precie? Según nos explicaba Hans Schilders, director de Go Technology, todo mini barebone consta de “una carcasa, una placa base, fuente de alimentación y un sistema de refrigeración. También cuenta con las posibilidades de gráficos y sonido, conexiones red, puertos USB, FireWire, SPDIF, puerto paralelo y extensiones para PCI y AGP”. De esta forma, queda en manos del “ensamblador, VAR o usuario final” el “insertar varios componentes como CPU, disco duro, memoria, grabador para CD/DVD, tarjetas gráficas, o de sonido”.
En palabras de Ramón Vila, director comercial de Elite Group, “el barebone debe llevar todo, excepto la memoria, la CPU y el disco duro, así como todos los elementos externos como monitor, teclado o ratón”. Mientras, para Yolanda Trujillo, directora de marketing de Kinyo, un barebone es “un equipo de dimensiones reducidas, pero con la potencia y versatilidad de cualquier ordenador de los de hoy en día. Lo único que les diferencia es la placa base que, por razones de espacio, tiene un formato especial”. Esta misma responsable señala que el término barebone “indica que incluye los componentes mínimos para configurarlos casi a medida del usuario”, por lo que las configuraciones barebone “incluyen poco más que la placa base y la caja, más algún otro componente añadido, dependiendo de la marca”.
Mientras, desde MCR, Pedro Quiroga, director general, manifiesta que, en su opinión, los elementos que definen un producto como éste son “un tamaño reducido, con todas las salidas USB posible, al menos 4 USB 2.0, y salida FireWire para el futuro, red integrada y salida TV”, añadiendo que “es recomendable que tenga ranuras para la lectura de tarjetas de cámaras digitales, siendo recomendable contar con al menos 3 formatos de los más vendidos”.
Sonia Lan, directora regional para el sur de Europa de MegaPC, señala que los barebones se caracterizan por “su tamaño compacto, un formato pequeño y sus prestaciones” y relata que su compañía cuenta con dos modelos “dependiendo de sus funciones y el uso que se les vaya a dar”.
Desde UMD, mientras, el responsable de producto de Multimedia e Integración, Luis Carlos Bastero, añade que, en principio, el barebone como tal “nace para facilitar la tarea del integrador de PC, con lo que la facilidad y rapidez de instalación de sus componentes es la nota característica” y, por ende, la memoria, CPU o el disco duro “no pueden faltar”. Pero, además, “ha de ser atractivo, tanto en diseño como en precio, para que el integrador pueda crear su propia línea de PC”.

El rey de las navidades
Además, y en función precisamente del uso “al que vayan a destinar sus ordenadores”, los distribuidores demandan un tipo u otro de barebones. Para Sonia Lan, “está teniendo una excelente acogida por los usuarios un nuevo concepto de PC/Hi-Fi”, por lo que son sobre todo este tipo de barebones los que ahora mismo más se demandan por parte del canal.
Ahondando en los elementos que más se demandan, Quiroga enumera que “quizá el USB 2.0, lectores de tarjeta y ecualizador gráfico para altavoces 5.1” sean los componentes de un barebone que más valoran los distribuidores a la hora de solicitar uno de estos productos.
Por su parte, la directora de marketing de Kinyo también enumera tres elementos como los más solicitados por los distribuidores. Así, según esta responsable, refrigeración (en el casi el 95 por ciento de los casos), tamaño y conectividad se perfilan como las estrellas en lo que a barebone se refiere.
Para el responsable de UMD, mientras, los elementos más demandados principalmente son dos: “uniformidad, donde se ofrece una solución con una imagen uniforme en la que los colores y acabados sean atractivos entre todos los componentes externos como caja, ratón, o altavoces.”, y, por otro lado, “y siguiendo la moda, los equipos denominados Mini-PC, que están teniendo un crecimiento importante. De ahí la importancia de disponer de una marca que disponga de las ultimas novedades en cuanto barebones de este tipo con un diseño impecable”.
Mientras, Ramón Vila incide en que, en función del uso que se le va a proporcionar al barebone, los elementos más demandados variarán pero que, en la mayoría de los casos, la placa suele centrar casi todas las sugerencias de los distribuidores. “Hay que tener en cuenta que ahora los barebone llevan tarjetas gráficas, de red y módem integrado, por lo que la placa suele ser el aspecto en el que se desea una configuración especial o distinta, puesto que la mayoría de estos equipos son utilizados para ofimática y no como un centro de ocio y juego”. Puertos USB son otro de los elementos que, según este responsable, entran en las variables con las que juegan los distribuidores a la hora de hacer pedidos.
Sin embargo, para el director de Go Technology, la mayoría de los distribuidores piden entre 4 y 6 puertos USB, 1 puerto paralelo, placa base para AMD o P4 con Intel o nVidea chipset con buenas posibilidades de gráficos, extensiones PCI y AGP 8X, conexión TV, diseño atractivo, facilidades en la garantía, y “por supuesto un precio y margen atractivo”.

Un peso no específico
Si nuestros interlocutores difieren bastante en cuanto a los elementos más demandados por los distribuidores a la hora de decantarse por un barebone, no hay tampoco un quórum en lo que se refiere al margen y peso que un barebone tiene en el concepto final del PC.
“En términos de precio de venta al detallista, no existe mucha diferencia entre un mini barebone y una caja para PC con placa base, fuente de alimentación y sistema de enfriamiento. Estos dos tipos de componentes oscilan entre los 150 y 200¤. Sin embargo, el margen que se puede llevar el dealer actualmente es mucho más atractivo en el mini barebone que en una caja para PC con el mismo tipo de componentes”, señalaba Hans Schilders, añadiendo que éste es un producto “mucho más atractivo para los distribuidores” por las características anteriormente mencionadas.
Luis Carlos Bastero, por su parte, y en referencia a los dos modelos básicos de barebone que identifica, considera que los clásicos “suponen un ahorro importante al integrador tanto en componentes como en portes, al incluir en una misma caja la carcasa con fuente de alimentación, los altavoces, el teclado y el ratón”. Mientras, y en los segundos, los modelos cubo, &#
Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios