| Artículos | 01 NOV 2001

Aumenta el número de empleados vigilados en sus actividades on-line

Tags: Histórico
Las ventas de software de vigilancia han crecido el doble de rápido que el número de empleados con acceso a Internet
Mª Luisa Melo.
Catorce millones de empleados, o lo que es lo mismo, alrededor de una tercera parte de los trabajadores de los Estados Unidos hacen uso de Internet o del correo electrónico vigilados por sus superiores. Ésta es la principal conclusión a la que ha llegado un estudio de la Fundación Privada Denver que incluye datos a nivel mundial: el número de empleados que son vigilados por sus jefes asciende ya a 27 millones de personas.
El mismo estudio apunta que las cifras de ventas de software de vigilancia han aumentado hasta dos veces más rápidamente que el número de empleados con acceso a Internet en los Estados Unidos. En este sentido, las ventas mundiales de software de vigilancia del empleado se estiman en unos 140 millones de dólares anuales, lo que supone unos 5,25 dólares por empleado vigilado al año, según datos de la propia Fundación. En opinión de Andrew Schulman, jefe de la investigación de dicha Fundación, “la disponibilidad de tecnología barata es la que está llevando a un crecimiento del número de empleados que son vigilados”.
El uso de esta tecnología ha llevado incluso a plantear el tema de la intimidad de los trabajadores en su lugar de trabajo. Al hilo de esto, el estudio plantea la posibilidad de que los empresarios informen a sus empleados de que están siendo vigilados cuando utilizan Internet y el correo electrónico. Los empleados deben conocer si su jefe está vigilando su correo y su uso de la Red, y determinar qué sistema de vigilancia se está utilizando.“Mientras que los empresarios pueden temer que poner ese conocimiento en manos de empleados puede permitirles evitar estos sistemas, la práctica de mantener a los empleados desinformados sobre los detalles de vigilar puede ser equivalente al arresto ilegal”, relata el informe.
El estudio también apunta que la advertencia de un destello de pantalla cada vez que el empleado enciende su ordenador, es el requisito mínimo para avisar del control de sus actividades on-line. Sin embargo, este aviso puede no ser suficiente. Según el estudio, los empleados también deben poder ver, repasar y añadir comentarios que han sido captados por sus jefes en sus correos electrónicos y actividades de Internet. El estudio también hace referencia a que, si bien vigilar el lugar de trabajo para coger a los “remolones” puede estar bien considerado para un empresario, lo cierto es que también puede crear una atmósfera de hostilidad. En este sentido, un analista de la Fundación afirma que el único camino para regular la intimidad en los lugares de trabajo es a través de la legislación. Según este investigador, aunque el tema ya está en manos del Congreso, aún no se ha ido muy lejos porque ha sido impulsado por los empresarios y no por los empleados. “No hay mucho que pueda hacer un trabajador y no es justo para él. Si un empleado trabaja 45 horas a la semana y encuentra que está siendo vigilado las 45 horas a la semana. ¿Qué puede hacer? ¿Abandonar su trabajo?”.
Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios