| Artículos | 15 ABR 2000

Ati Fury Maxx

Tags: Histórico
Máxx madera?
Ramón A. Fernández.
Los amantes de los juegos 3D para ordenadores siguen estando de enhorabuena. La escalada dentro del mercado de las tarjetas gráficas de alto rendimiento sigue su curso. La encarnizada lucha en este sector está provocando que en escasos meses los últimos modelos de cada casa queden desfasados por la aparición de nuevas versiones que incorporan las últimas novedades en cuanto a procesadores y tipos de memoria.
El último episodio de esta guerra sin cuartel fue iniciado por la aparición en el campo de batalla de la última creación de nVIDIA, el GeForce 256, reconquistando importantes zonas de terreno que estaban bajo los dominios de otros fabricantes.
ATI ha reaccionado con prontitud al reto, poniendo en escena una nueva creación.
La filosofía de su última tarjeta gráfica, la Fury Maxx, rompe con la clásica configuración de ATI, proponiendo una solución donde impera la potencia frente a la calidad de imagen.
El nuevo abanderado de ATI presenta la particularidad de implementar dos procesadores Rage 128 Pro. Gracias a la tecnología AFR (Alternate Frame Rendering) cada procesador se encarga de generar alternativamente una imagen. Este modo de funcionamiento permite, en teoría, duplicar el rendimiento de la tarjeta, pero no en la misma proporción la calidad de éstas.
Lógicamente, este singular modo de funcionamiento precisa que cada procesador gestione su propia memoria, por lo cual, los 64 MB de memoria gráfica del tipo SDRAM que tiene incorporados esta tarjeta, en realidad son repartidos equitativamente entre ambos procesadores.
Otras de las principales características de este nuevo producto, es el soporte para AGP 2x/4x, con lo cual los futuros equipos que dispongan de placas base con este tipo de bus aprovecharán mucho mejor las posibilidades de esta tarjeta gráfica.
A pesar de incorporar dos procesadores con sus correspondientes ventiladores y disipadores de calor integrados y de incluir 64 MB de memoria, externamente su tamaño es ligeramente superior a cualquiera de las tarjetas de reciente aparición en este sector. Lo cual no impide en absoluto que pueda ser colocada convenientemente en el interior de nuestro equipo.
En cuanto al proceso de instalación y configuración, mantiene la misma buena línea que ha caracterizado a los productos de ATI, aunque debido a la premura por su lanzamiento los controladores en castellano no funcionaron correctamente, debiendo recurrir a la versión inglesa de éstos. Básicamente, si se tienen los conocimientos necesarios en hardware, aunque tampoco hace falta ser un experto, la operación de instalar la tarjeta se reduce a insertarla adecuadamente en la ranura AGP de la placa base. A continuación, bastará encender el equipo y colocar en la unidad lectora el CD-ROM suministrado por el fabricante para que se inicie el proceso de configuración. Éste presenta la particularidad de detectar y configurar automáticamente cada procesador por separado, estableciendo uno como principal y el otro como secundario.
Una vez terminado este proceso inicial, nos pusimos manos a la obra, es decir, a jugar al Quake III Arena, que hasta la fecha es una de las pocas aplicaciones que permite extraer el potencial de las últimas tarjetas gráficas de alto rendimiento.
Después de haber realizado un exhaustivo proceso de análisis del producto, nuestros resultados ofrecieron unos elevados valores de rendimiento, siendo más significativos cuanto mayor es la resolución y profundidad de color seleccionada. Por el contrario, su calidad de imagen no está a la altura de esta potencia, y más concretamente acusa en exceso la falta de herramientas para el correcto tratamiento de los efectos de luces y transformaciones, así como, en la aceleración de gráficos 2D.
Como valor añadido, ATI ofrece una aplicación de software para la reproducción de archivos de vídeo digital, DVD-Vídeo, que unido a las capacidades de decodificación MPEG-2 que incorpora la tarjeta proporcionan una herramienta muy válida para esta particular aplicación del DVD.
En conclusión, ATI se defiende como gato panza arriba ante la seria amenaza del último procesador de nVIDIA, aportando una potente solución para quienes necesiten altas resoluciones y rapidez de proceso.

LO MEJOR
- Rendimiento a elevadas resoluciones

LO PEOR
- Sin tecnología T&L


Ficha de producto
-------------------------
Fabricante: ATI
Internet: www.ati.com
Tel.: 91 710 20 23
Fax.: 91 710 21 49
Precio: 41.916 ptas (+ IVA)
Calificación: 4

r.a.fernandez@idg.es
Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información